Posts @IPDRS

Caracas, 18 Oct. ABN (Por Hugo Chávez Frías).- Siempre hemos insistido en ello: Venezuela será una potencia gasífera, una potencia energética.

Tus manos siguen viviendo
dicen: pueblo, pueblo, pueblo
Tus manos siguen viviendo
dicen: fuego, fuego, fuego.

Fogonazo de las manos y alma de nuestro pueblo, llamarada patria para entintar con sus luces el crepúsculo paraguanero. Como dicen esos versos de nuestro Alí Primera dedicados al Guerrillero Heroico, las manos de los trabajadores de la gran plataforma ENSCO 68, ubicada en lo que constituye el mayor pozo de gas de nuestro país, el Perla 1X, dijeron también: pueblo, pueblo; cantaron con algarabía: fuego, fuego.

Siempre hemos insistido en ello: Venezuela será una potencia gasífera, una potencia energética. Así se ha confirmado, una vez más, con el fogonazo de este jueves 15 de octubre: nuestro país se convertirá en la cuarta potencia mundial en reservas probadas y certificadas de gas. Inicialmente se estimaba que el Perla 1X podía tener una reserva de cerca de tres trillones de pies cúbicos; sin embargo, las recientes mediciones han señalado que la producción es de ocho trillones de pies cúbicos.

A propósito, quiero recordar unas palabras de Orlando Araujo. Un 26 de febrero de 1959 alertaba sobre la quema y desecho que hacían las transnacionales petroleras de la gran riqueza de gas que ya para aquel entonces estaba probado que Venezuela poseía: "Sea cual fuere el valor matemáticamente exacto de tan cuantiosas pérdidas, lo cierto es que el parpadeo incesante de los mechurrios en las lóbregas llanuras de Oriente debemos sentirlo los venezolanos de hoy como un intermitente remordimiento de conciencia, y como un permanente llamado a la acción creadora".

Heredera de esta angustia colectiva que supo recoger el gran barinés Orlando Araujo, la Revolución Bolivariana se ha hecho eco de su permanente llamado a la acción creadora. Se trata de convertirnos, quiero reiterarlo, en una gran potencia moral desde el mismo momento en que el cambio de nuestra matriz energética -como dice Alí Rodríguez Araque- sea una realidad como, de hecho, ya lo está siendo.

Gracias al reimpulso dado por el Gobierno Bolivariano al proyecto gasífero nacional, Pdvsa se encuentra preparada no sólo para proveer de gas doméstico a 14 mil viviendas de Caracas en una primera etapa, sino para que, en la brevedad posible, el 50% del parque automotor de nuestro país utilice gas. Una real y verdadera revolución energética está en marcha y no desmayaremos hasta que no veamos hechas realidad las grandes transformaciones que promete.

Quiero compartir de nuevo con todos ustedes, compatriotas, otra gran angustia que me embarga desde que leyera, en vísperas del Día Internacional de la Alimentación, el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés). Según este organismo internacional, en América Latina y el Caribe el número de personas en extrema pobreza o indigencia se incrementará en tres millones.

Las previsiones de la FAO indican que la recesión provocará a fin de año un retroceso de los subnutridos al nivel que se registró hace 20 años. La cruda realidad que padece el pueblo de Guatemala en estos momentos nos confirma, dolorosamente, que no es cuento tal aseveración.

Por tal razón, en Venezuela seguimos empeñados en revertir radicalmente esta tendencia negativa que no es culpa de nuestros pueblos, sino consecuencia del fracaso del capitalismo como sistema de dominación.

Este miércoles 14, por ejemplo, se inició la primera cosecha de arroz y maíz de semilla en la parcela piloto del sistema de riego Santo Domingo, en el municipio Corazón de Jesús del estado Barinas. Con esta experiencia piloto se ha obtenido un rendimiento superior a 6.000 kilogramos por hectárea, considerando que el promedio nacional es de 4.000 kilos por hectárea.

La meta es que Venezuela produzca 100% de las semillas certificadas que requiere para 2011, en aras de alcanzar la plena soberanía alimentaria a la que aspiramos como pueblo. De modo que uno de nuestros más encarnizados esfuerzos en esta VII Cumbre de la Alianza Bolivariana en Cochabamba, será la de trabajar en el avance de las empresas grannacionales, entre ellas la dedicada a la producción y distribución de rubros alimenticios, denominada ALBA Alimentos, para enfrentar la amenaza de una crisis alimentaria que, a todas luces, debemos conjurar a tiempo.

Esta VII Cumbre de la ALBA-TCP tiene una importancia capital. No se trata, por supuesto, de disminuir el valor estratégico que cada cumbre y cada encuentro han tenido, en particular porque dan constancia de la marcha y de la maduración del proceso de unidad.

Es, para decirlo con Bolívar, "el bien inestimable de la unión" lo que se materializa a través de la Alianza Bolivariana. En su carácter de instrumento unitario de los pueblos, estará siempre un paso adelante: la burocratización no tiene cabida en nuestra Alianza.

El Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), pieza clave en el proyecto, comienza a ser una realidad tangible y concreta. Y tiene que serlo: en el Sucre se condensa la voluntad de un proyecto alternativo viable y justo para nuestra región, de cara a los estragos de la crisis financiera. De la crisis, enfaticemos, no sólo del capitalismo como modelo sino de la lógica misma del capital.

Ya lo decía José Martí, Apóstol de América, en mayo de 1891: "Quien dice unión económica, dice unión política. El pueblo que compra, manda. El pueblo que vende, sirve. Hay que equilibrar el comercio, para asegurar la libertad. El pueblo que quiere morir, vende a un solo pueblo, y el que quiere salvarse, vende a más de uno. El influjo excesivo de un país en el comercio de otro, se convierte en influjo político". En este conjunto de premisas se vislumbra el propósito y el sentido del Sucre.

Un modelo económico regional unificado a través de una moneda propia, desde su lectura política, no sólo implica mayor equidad y soberanía en el intercambio: la construcción de una nueva arquitectura económica y financiera debe venir acompañada de una profunda voluntad de producir justicia social, económica, ambiental.

Y esta tarea no podría ser posible sin la participación directa de los movimientos sociales, campesinos, feministas. Ellos son la base fundamental del pueblo organizado en la Alianza Bolivariana y el sustrato ideológico de nuestra historia: quien conoce desde cada localidad, desde cada región, en su historia e identidad, los modos más justos de intercambio, de producción de cultura y dignidad, de trabajo agroecológico de la tierra y de una economía justa y popular; es el pueblo organizado que vive en constante lucha por sus necesidades y sus reivindicaciones. El poder popular en su más clara expresión.

Creo que nadie como los movimientos sociales y populares está más calificado para discutir los temas de nuestra agenda: ellos son los principales sujetos del Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP). La Alianza Bolivariana es producto de sus luchas: son el poder emergente que le está dando vida a un nuevo proyecto histórico y construyendo, desde la base, el camino hacia nuestra definitiva independencia que es el mismo camino hacia la más perfecta unidad de nuestros pueblos.

Como dijera el gran sociólogo peruano Aníbal Quijano: "Toda democratización posible de la sociedad en América Latina debe ocurrir en la mayoría de estos países, al mismo tiempo y en el mismo movimiento histórico, como una descolonización y como una redistribución del poder. En otras palabras, como una redistribución radical del poder".

Y ese proceso de democratización descolonizadora no tiene otro nombre, desde la Alianza Bolivariana lo decimos, que el luminoso nombre del socialismo.

www.abn.info.ve/noticia.php?articulo=203407&lee=15

Los presidentes de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) celebrarán mañana viernes y el sábado en Bolivia su VII Cumbre Extraordinaria con el propósito de profundizar en la integración económica, política y social del bloque.

La reunión presidencial, la cuarta que la alianza bolivariana celebra este año, tendrá lugar en la ciudad central de Cochabamba, con el presidente Evo Morales como anfitrión.

Acudirán a la cita los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez; de Ecuador, Rafael Correa, y de Nicaragua, Daniel Ortega, así como los primeros ministros de las islas caribeñas Dominica, Roosevelt Shkerrit; San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, y Antigua y Barbuda, Baldwin Spencer.

Hasta hoy no estaba confirmada la visita del presidente de Cuba, Raúl Castro, cuyo país es uno de los fundadores del bloque, ni la del mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, que ha sido invitado a sumarse al grupo bolivariano.

También han sido invitados representantes de Uruguay, Guatemala, República Dominicana, Haití, Granada y la Federación Rusa.

 La ALBA nació en diciembre de 2004 impulsada por Venezuela y Cuba frente al ahora extinto Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) promovido por Estados Unidos. En cinco años, la zona ALBA ha crecido hasta agrupar a nueve naciones del continente y el Caribe, incluida Honduras, cuya actual crisis política ha sido objeto de continuos pronunciamientos de los mandatarios bolivarianos en favor de la restitución incondicional del presidente depuesto Manuel Zelaya.

Según datos del Ministerio boliviano de Exteriores, la ALBA suma actualmente una población de 73 millones de personas y cuenta con un Producto Interior Bruto de 640.000 millones de dólares, una cifra que situaría al bloque por encima de la Comunidad Andina (CAN).

 El viceministro boliviano de Comercio Exterior e Integración de la Cancillería, Pablo Guzmán, ha destacado esa cifra como muestra del creciente "vigor" del bloque bolivariano formado por mandatarios de izquierda que reivindican un modelo socialista y que son críticos de EE.UU. y del capitalismo, como es el caso de Chávez y Morales.

En su cita de Cochabamba, la ALBA tiene previsto aprobar en concreto el Tratado Constitutivo del Sistema Único de Compensaciones Regionales (Sucre) que será gestionado por los bancos centrales y que les permitirá prescindir del uso dólar estadounidense en las operaciones comerciales dentro del bloque.

Se trata de un sistema de pago virtual y automático que precede a un proyecto de más largo plazo para adoptar una moneda común que el presidente Morales plantea que se llame "Pacha", palabra que en la lengua de los quechuas significa "tierra". El Banco de la ALBA, que tendrá sede principal en Caracas y subsedes en los países miembros del bloque, funcionará como un banco central que dará fortaleza al uso de los "sucres" desde principios de 2010 cuando se aplicará en un periodo de prueba de seis meses.

La reunión presidencial también tiene previsto aprobar para todo el bloque los principios del Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) una sociedad comercial propuesta por Bolivia en abril del 2006 y que actualmente funciona entre ese país, Venezuela y Cuba. Morales ha destacado varias veces que el TCP tiene como base la "complementariedad y solidaridad" para superar las asimetrías entre las economías pequeñas y grandes del ALBA y ha contrapuesto este modelo a los tratados de libre comercio regionales.

El presidente boliviano se opone a negociar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos como sí han hecho sus socios en la CAN Perú y Colombia.

Para el viceministro Guzmán, la diferencia entre lo que busca la ALBA y lo que ofrece un TLC está en que el primero es complementario y permite comerciar excedentes, en tanto que en el segundo "se impone la ley de la selva" en el comercio.

El Sucre y la ampliación del TCP se complementarán con la futura creación de una empresa de comercio exterior que funcionará en todos los países miembros "con las tiendas" de la ALBA, apuntó Guzmán.

Son mecanismos que permitirán después a las naciones del bloque levantar "todas las restricciones" arancelarias o de otro tipo en la zona para facilitar el intercambio de productos.

Además de los temas económicos, la alianza bolivariana definirá una posición conjunta frente al cambio climático y la próxima cumbre sobre el tema que se celebrará en Copenhague y avanzará en una propuesta de declaración de los "Derechos de la Madre Tierra".

También volverán a analizar los planes de Estados Unidos de usar bases militares en Colombia y la evolución de la crisis hondureña, si bien es conocida su posición de rechazo tajante a los planes norteamericanos y a la presidencia de facto de Roberto Micheletti.

 De forma paralela a la cumbre, Cochabamba acogerá desde hoy un encuentro de los dirigentes de los movimientos sociales e indígenas afines a esos Gobiernos que también se reunirán el sábado en el estadio Félix Capriles de la ciudad en un acto al que han sido invitados los mandatarios de la ALBA tras la clausura de la cumbre

El Banco Central se encargaba de abastecer de divisa estadounidense al mercado para evitar fluctuaciones bruscas de la moneda, en una jornada cargada de cautela por el cierre de posiciones de agosto.

A las 1450 GMT, el peso interbancario retrocedía a 3,85/3,8525 por dólar desde un previo de 3,8475/3,85 unidades, para acumular en agosto una depreciación del 0,58 por ciento.

"Con el paro (huelga) del campo no hay liquidación de exportadores (agropecuarios), pero esos dólares son puestos por el Banco Central que interviene tranquilamente", dijo un operador bancario.

Las plazas argentinas de alimentos se mantenían inactivas debido a la huelga comercial iniciada la semana pasada por los productores rurales, en la reedición de un fuerte conflicto por la intervención estatal en los mercados.

La huelga, que implica el cese en el comercio de granos y de ganado, se inició en la medianoche del jueves y concluirá por la noche del viernes próximo, aunque algunos dirigentes del sector adelantaron que la protesta podría extenderse cuatro días más.

El sector lanzó la medida de fuerza como reacción ante el veto de la presidenta, Cristina Fernández, a un beneficio fiscal para los productores rurales afectados por una sequía que dañó gravemente a los cultivos del país, uno de los mayores exportadores mundiales de alimentos.

La plaza cambiaria informal mostraba un ambiente relajado, que le permitía ganar el 0,26 por ciento a 3,8425/3,8475 por dólar, para subir en agosto el 0,58 por ciento.

Este lunes cierra el plazo para un amplio blanqueo de capitales dispuesto por el Gobierno para mejorar sus cuentas fiscales en medio de la desaceleración de la economía por la recesión generada a nivel mundial.

El peso minorista permanecía a 3,835/3,865 por dólar de acuerdo al promedio de precios en pizarras públicas de bancos y casas de cambio.

(Reporte de Jorge Otaola, Editado por Luis Azuaje)

Con la participación del Comité Internacional de Planificación para la Soberanía Alimentaria (CIP) y de representantes de movimientos sociales y campesinos, la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe lanzó un proyecto para revitalizar las comunidades rurales en Sudamérica. 

El objetivo principal del proyecto, que tendrá una duración de 18 meses, es fortalecer las organizaciones de base y movimientos sociales de la población rural de Sudamérica, específicamente a campesinos, asalariados rurales, indígenas, pescadores artesanales, mujeres y jóvenes rurales en sus capacidades de gestión. 

El proyecto forma parte de las labores de seguimiento de los acuerdos de la Conferencia Internacional sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural (CIRADR), que se llevó a cabo en Brasil en 2006, reunión que marcó un hito en la reanudación de la discusión en torno a la reforma agraria en la Región.

"El tema del desarrollo rural hoy se da en un contexto radicalmente diferente, nos enfrentamos con nuevos desafíos pero también tenemos nuevas opciones y oportunidades. Es nuestra labor dar un enfoque novedoso para revitalizar la forma en que abordamos los procesos de desarrollo rural en América Latina y el Caribe", dijo el Representante Regional de la FAO, José Graziano da Silva.

Esta nueva iniciativa de la FAO plantea la necesidad de repensar las clásicas políticas de reforma agraria y desarrollo rural desde un enfoque que considere el amplio acceso a recursos naturales y productivos, y que genere intervenciones integrales en los territorios rurales.

El Coordinador Regional del CIP, Mario Ahumada, valoró el apoyo de la FAO para incluir a los actores sociales y campesinos en el debate sobre temas relacionados al desarrollo rural. "Agradecemos el espacio que ha dado la FAO al integrar las visiones de los distintos actores sociales y políticos que confluyen en el tema de la revitalización de las comunidades rurales, ya que cada una de las partes ha venido trabajando en el tema pero de forma aislada", explicó Ahumada.

El proyecto se presentó durante una reunión realizada esta semana en la Oficina Regional de la FAO, con la participación de representantes de organizaciones integrantes del CIP, como el Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero (MOCASE), la Confederación de Pescadores Artesanales de Centroamérica (CONFEPESCA), el Consejo Internacional del Tratado Indios (CITI), Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI), Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile (MUCECH) y el Foro Mundial de Pescadores y trabajadores de la pesca (WFF).

Revitalizando las comunidades rurales en Sudamérica 


El proyecto incluye entre sus actividades capacitación en políticas de tierras, intercambio de experiencias y la promoción de mecanismos de diálogo entre Gobiernos y movimientos sociales para fomentar un canal de participación de los movimientos sociales en el diseño de políticas públicas de acceso a recursos y de desarrollo rural.

Esta iniciativa de la FAO cuenta con el apoyo de los Gobiernos de Paraguay, Argentina, Uruguay y Venezuela, y con el apoyo otorgado por el Gobierno de Brasil, como Gobierno organizador de la CIRADR en 2006.

www.rlc.fao.org/es/desarrollo/tenencia/ciradr.htm

La Paz, 19 Ago (Erbol).- El gobierno aprobó este miércoles un Decreto Supremo para subvencionar algunos productos de la canasta familiar e incentivar la producción de alimentos con el fin de garantizar la seguridad y soberanía alimentaria en el país.

"El objetivo del Decreto Supremo de seguridad y soberanía alimentaria es aprobar la política de subvención a la producción y comercialización de productos agropecuarios y derivados a precio justo y hacer implementar a través de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos EMAPA", dijo el presidente Evo Morales.

El mandatario, en conferencia de prensa realizada en el Palacio de Gobierno, agregó que los objetivos de la política de la subvención es fortalecer el rol del Estado como actor protagónico para el desarrollo agropecuario, fomentar e incentivar el desarrollo nacional en el marco de la seguridad y soberanía alimentaria.

Esta norma se aprobó "a pedido de medianos y pequeños productores, sea del movimiento campesino, indígenas o asociaciones y cooperativas. Esta política ya hemos estado implementando con EMAPA por ejemplo en el caso de cómo fomentar la producción de trigo", sostuvo.

Indicó que a partir de la fecha EMAPA comprará los productos como el trigo a precio mejor que el del mercado y que el consumo será a un "precio justo" y que por ello se aprobó la norma, que permite subvencionar algunos productos de mucha importancia para la canasta familiar y fundamentalmente incentivar la producción.