Artículos de opinión

Posts @IPDRS

ESPECIALISTA SOSTIENE QUE AGRICULTORES DEBEN ACCEDER A LA TECNOLOGÍA AGRÍCOLA

La Biotecnología es un poderoso instrumento para la seguridad alimentaria y el desarrollo rural, dijo el doctor Andrea Sonnino, oficial superior de investigación agrícola del Departamento de Gestión de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la FAO.

En un reciente y fugaz paso por nuestro país, el experto del Departamento de Gestión de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Andrea Sonnino, ofreció una conferencia magistral sobre "Biotecnología".   

En un momento en que en Paraguay se debate profundamente sobre la importancia de la biotecnología y existen grandes diferencias entre las posiciones del sector productivo y algunas autoridades del Gobierno, el experto de la FAO, realiza una serie de comentarios a favor del uso de la tecnología en la agricultura, fundamentalmente para asegurar la producción de alimentos en el mundo.   

Primeramente Sonnino se refirió a la seguridad alimentaria, presentando datos y estadísticas  que indican que la producción de alimentos ha aumentado sustancialmente en los últimos años, aunque aún existen todavía millones de personas que sufren el flagelo del hambre y sus consecuencias en diversas partes del mundo.

Demanda de alimentos

Asimismo, la demanda de alimentos sube como consecuencia del aumento de la población mundial y del incremento del consumo de alimentos por persona, notándose un cambio hacia la demanda de dietas más nutritivas y balanceadas, sostuvo el especialista de la FAO.

Se preguntó, ¿cuánto debe aumentar la producción de alimentos? "Hasta el año 2050, la producción de alimentos debe aumentar en un 70%, lo que significa alrededor de 1.000 millones de toneladas de cereales más y unas 200 millones de toneladas de carne más a fin de satisfacer la demanda.   

Recursos naturales y pobreza

Al mismo tiempo -dijo-, se debe enfrentar la erosión de los recursos naturales. "Debemos adaptarnos al cambio climático y contribuir a su mitigación, se debe incrementar el nivel de vida de los pequeños productores y reducir la pobreza", expresó Sonnino durante su conferencia.   

El experto fue optimista al resaltar que este resultado es factible de conseguir "mejorando los rendimientos agrícolas, a través del desarrollo de nuevas tecnologías y del acceso de los agricultores a estas tecnologías".

Fue claro al señalar que los avances tecnológicos pueden contribuir al mejoramiento sostenible de la disponibilidad y el acceso a los alimentos, reduciendo los precios de los mismos y mejorando los ingresos de los agricultores.   

En tal sentido, manifestó que la biotecnología es un instrumento poderoso cuando está integrado debidamente con otras tecnologías y cuando es utilizada para resolver los problemas de los pequeños productores. También  cuando contribuye a aumentar la seguridad alimentaria y en todos los casos, debe estar apoyado en un correcto plan de bioseguridad, resaltó.   

Aseguró que  la biotecnología brinda beneficios económicos como la reducción de costos a los productores y que también beneficia al medio ambiente y a la salud humana, aunque destacó las complejidades que presenta, al requerir sistemas regulatorios laberínticos y técnicas de producción exigentes, en algunos casos.

El doctor Sonnino hizo mención que el 96% de la inversión en I&D (investigación y desarrollo) es realizada por empresas privadas, aunque se ha constatado el aumento de la inversión pública en el área, destacándose China e India en estos campos. Ambos países ya han liberado eventos biotecnológicos propios en los últimos años con notable éxito y un gran desarrollo en la agricultura, manifestó el  doctor Andrea Sonnino.

Adonay Ochoa, coordinador de la Mesa Agroalimentaria y Desarrollo Rural de la Unidad Democrática, manifestó que con la reforma que la Asamblea Nacional (AN) aplicó a la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario se ha puesto en práctica una medida de prohibición de enajenar y gravar, sobre todos los terrenos y bienes en el sector rural, creando de esta manera un "corralito inmobiliario".

Explicó que para que los productores puedan disponer de sus bienes, los campesinos y productores deberán presentar en los registros y notarías una autorización del Instituto nacional de Tierras (INTI). "Esto tendrá como consecuencia inmediata una contracción de los flujos financieros que requiere el sector y por ende una caída más pronunciada de la producción", indicó Ochoa en nota de prensa.

Agregó que mediante la aplicación de la Ley de Tierras el Ministerio de Agricultura ha modificado de forma negativa el régimen socioeconómico en el medio rural, creando un cuadro de inseguridad jurídica al violar los artículos del 305 al 308 de la Constitución.

Aseguró que el Gobierno miente cuando señala que en 10 años la agricultura ha crecido más de 40%.

"Lo que ha crecido en este gobierno es la agricultura de puertos y por eso somos 424 % más dependientes de las importaciones. Mientras las importaciones aumentan, el Producto Interno Bruto Agrícola (PIB) tiene un decrecimiento de 4,5%", dijo.

 

Foto: www.infoagronomo.com

Inundaciones, desplazamientos, deforestación, pérdida de biodiversidad, modificación del régimen hídrico son algunas de las consecuencias que acarreará la construcción de hidroeléctricas en la amazonía.

Así lo advierte una infografia presentada por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), desarrollada a raíz del Acuerdo de Integración Energética entre Perú y Brasil. (Descargar Infografía con un clic en este enlace).

Las inundaciones desplazarán decenas de miles de personas y se prevé la deforestación de más de millón y medio de hectáreas causadas por las represas, centrales, líneas de transmisión, carreteras y por inmigración de nuevos colonos.

Las inundaciones y la deforestación causarán emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y pérdida de biodiversidad.

Asimismo, se modificará el régimen hídrico lo que causará pérdida de peces que sirven para el sustento de la población local.

En la infografía también se destacan una serie de propuestas que deberían ser asumidas en el marco de este acuerdo y alternativas a centrales hidroeléctricas en la Amazonía.

El material ha sido elaborado por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR), World Wide Fund for Nature (WWF), Servicios Educativos Rurales (SER), ProNaturaleza y Central Asháninka Río Ene (CARE).

"Un sistema de cuotas va a ser lo más viable para un acuerdo de Unión Europea-Mercosur" liderado por Lula en su último semestre en la presidencia brasileña (2003-10), en el cual le toca presidir pro tempore al bloque sureño de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Así lo informó a Radio Nederland el ministro uruguayo de Relaciones Exteriores, Luis Almagro.

La tarea principal del mandatario brasileño debe ser convencer al presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, quien encabeza al grupo de diez países comunitarios con fuerte incidencia del lobby agrícola, que se opone a que la Comisión Europea haga excesivas concesiones al Cono Sur tras relanzar en mayo la negociación, iniciada en 1999 y empantanada en 2004.

El acuerdo birregional, producto final esperado del Tratado de Madrid de 1995, coronaría los veinte años del MERCOSUR que se cumplen en marzo próximo, pero sin alcanzar por el momento en forma completa los tres capítulos: político, comercial y de cooperación. La salida salomónica sería esperar a la Ronda Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para terminar una zona de libre comercio y, mientras tanto, otorgar un mejor acceso mutuo a sus mercados por medio de cupos que fijen cantidades de bienes exportables en rubros concretos, que tendrán preferencias arancelarias con impuestos aduaneros menores. El MERCOSUR aspira a 300.000 toneladas anuales de carne, por ejemplo.

 

El Ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Luis Alamgro, dijo a Radio Nederland que, tras acceder a la eliminación del doble cobro del arancel externo común a pedido europeo -al eliminar las fronteras aduaneras internas en la cumbre semestral de agosto- el MERCOSUR debe apurar la armonización de normas sanitarias y fitosanitarias para el pasaje de esos bienes.

Luis Almagro admite que Lula pretende de aquí hasta diciembre llegar a un acuerdo, antes de dejar la presidencia el 1 de enero, pero que lo posible en este plazo es sumar un sistema de cuotas a las áreas ya acordadas en materia política y de cooperación entre UE y MERCOSUR, postergando más la zona de libre comercio más grande del mundo, pospuesta ya por 15 años.

Lea a continuación la entrevista al canciller uruguayo Luis Almagro:

Radio Nederland: ¿Cuál será el paso siguiente en la negociación con la Unión Europea luego que en la cumbre presidencial se eliminaron las fronteras internas del MERCOSUR para no cobrarle a UE el doble arancel externo?
Luis Almagro:
Tenemos un marco general que es la negociación MERCOSUR - Unión Europea. Dentro de esa negociación tenemos una agenda interna del bloque en la cual tenemos que lograr la estandarización de algunos temas: el aduanero es uno de ellos y la eliminación del doble cobro del arancel externo común es otro. Fueron los dos temas fundamentales que se resolvieron en San Juan (Argentina, este mes) y que dejan al MERCOSUR mejor posicionado en la negociación bilateral con la Unión Europea. De lo contrario, es muy difícil negociar sobre una base no única, en que los países tienen diferentes estándares. Vamos a tener que seguir con algunas modificaciones más...

RN: Por ejemplo, ¿en qué temas?
LA:
Como por ejemplo en los temas sanitarios (productos animales) y fitosanitarios (productos vegetales). También en estándares industriales.

RN: ¿Es una unificación de normas técnicas en los países de su región?
LA:
Homogeneización, pues no vamos a llegar a una unificación total pero, por lo menos, tener criterios comunes en los casos más grandes.

RN: El relanzamiento con la UE fue la reunión (de julio) en Buenos Aires. Brasil tomó la presidencia pro tempore del MERCOSUR, y Lula tiene la voluntad política de obtener un resultado antes de irse (de la presidencia brasileña a fin de año). ¿Es esto realizable?
LA:
Es muy importante. Hemos liquidado lo pendiente de la agenda MERCOSUR de los últimos cinco años. Es importante el lanzamiento de una nueva agenda del bloque y ahí las iniciativas de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que se incluyan en este momento, van a ser muy importantes.

RN: ¿Se viene una ronda en Bruselas con la UE, luego de la de Argentina?
LA
: Sí, sí. El próximo paso con la Unión Europea es seguir negociando, y espero que acercar posiciones para tratar de resolver esto en el mediano plazo.

RN: ¿Es posible un acuerdo más limitado cuando Ud dijo ante el Consejo del MERCOSUR que no había que reducir las aspiraciones? ¿O negociarán ante la Comisión Europea un aumento de cuotas de exportación por rubro en vez de un tratado omnicomprensivo en las tres áreas (política, comercio y cooperación)?
LA:
Mire, lo que nosotros queremos es tomar como punto de partida lo que ya estaba acordado (capítulos político y de cooperación) y esperar que los resultados en materia de acceso a mercados sean suficientes. Creo que un sistema de cuotas va a ser lo más viable.

 

Foto Agencia Brasil.

Si el comercio con Argentina y Brasil recupera la dinámica del pasado y no se repiten los errores, la industria tendrá la oportunidad de lograr mayor escala y hacer las primeras armas previo a exportarle al mundo.

El avance casi simultáneo del desbloqueo de los puentes del río Uruguay y los acuerdos de alto nivel gubernamental en el Mercosur, hacen pensar con optimismo que se abrió una nueva etapa en el proceso de integración. La región presenta múltiples facetas positivas para Uruguay, desde la disponibilidad y diversificación energética, pasando por el potencial para prestar servicios hasta llegar a la exportación de bienes. Este relanzamiento del Mercosur motiva el análisis sobre qué oportunidades se presentan para la industria exportadora.

Las posibilidades de que se desarrollen actividades industriales depende de la disponibilidad de capital, mano de obra y capacidad empresarial. En éste último caso, un factor muy importante es la experiencia, lo cual implica tiempo y oportunidades de aprendizaje principalmente para vender en nuevos mercados. En este sentido, el relanzamiento del Mercosur representa una gran oportunidad. El mercado argentino puede operar como una ampliación del mercado interno, generando una gran oportunidad para las empresas medianas en sus primeros intentos de exportación. A su vez Brasil integra el grupo de países conocido por la sigla BRIC (Brasil, Rusia, India y China), considerados los motores del crecimiento. La cercanía con un grande a escala mundial permite a las empresas locales la experiencia de venderle al mundo pero mucho más cerca.

Desde el punto de vista negativo hay que tomar en cuenta que Brasil y Argentina tienen sus intereses propios en materia de desarrollo industrial y la estructura del arancel externo común del Mercosur lo refleja. Siempre existe el temor a que el Mercosur nos condene a comprar tecnología regional (por ejemplo computadoras y teléfonos móviles) a precios más altos o con una calidad inferior.

CONCENTRACIÓN. La participación de los dos principales países vecinos en las exportaciones se ha encogido, dejando más espacio a las ventas hacia el resto del mundo. Se trata de una situación donde tiene mucho que ver la coyuntura de precios de las materias primas, pero también se genera por el hecho que el Mercosur se estancó en los últimos años. Mientras en 2009 las ventas a Argentina y Brasil representaron 27% del total, antes de la crisis en Brasil en 1999 representaban más del 50%.

En cuanto a los productos que Uruguay comercializa, de acuerdo con el análisis que realiza la Cámara de Industrias, el 37% del valor exportado en los siete primeros meses del año son productos primarios y el 40% manufacturas con insumos de origen agropecuario. Estos bienes se venden mayoritariamente al resto del mundo, salvo alguna excepción como el arroz que también es comprado en cantidades significativas por Brasil. Por lo tanto el fenómeno de alto precio de las materias primas y sus manufacturas está incidiendo en el comercio exterior. A partir de las cifras proporcionadas por Uruguay XXI realizamos una clasificación de los productos exportados de acuerdo con el mercado que predomina, separando Argentina y Brasil por un lado y el resto del mundo por otro. En aquellos productos en que no hay un predominio en los dos últimos años se consideró que enfrentan el mercado mundial indistintamente.

En 2009 el 67% de las exportaciones fueron de productos cuya venta se ha concentrado en los mercados del resto del mundo, el 25% corresponde a las especializadas hacia los países vecinos y el 8% restante son productos que se venden indistintamente en cualquier parte del mundo.

Una característica de las ventas fuera de la región es que se trata de menor cantidad de rubros, pero por valores más altos. Aquellos rubros cuyas exportaciones totales en un año superan US$ 50 millones representan el 78% cuando tienen como destino el resto del mundo. Si se orientan hacia los vecinos sólo cubren el 58%.

DIVERSIFICACIÓN. En gran medida la diferenciación del resto del mundo se produce por las exportaciones hacia Argentina que son más atomizadas y distribuidas entre varios productos. Con este destino, los rubros arancelarios cuyas exportaciones superan individualmente los US$ 50 millones representan tan sólo el 29% de total.

En este caso, además de las similitudes culturales y de idioma, hay un nivel de especialización que lleva a que varios de estos productos difícilmente se puedan colocar en otros mercados. Dentro de los principales rubros que compra Argentina a nuestro país se encuentran: automotores y autopartes, plásticos, papel, detergentes, electrodomésticos, vestimenta y otros textiles. Se trata en general de empresas con una escala de producción inferior a las que comercializan con el resto del mundo. En tal sentido, el mercado argentino opera para estas empresas como una ampliación del mercado interno. Es aproximadamente diez veces mayor al uruguayo, pero sin alcanzar la dimensión de una potencia económica, cuya demanda sea muy difícil de abastecer. Lo que permite a las pequeñas empresas dar los primeros pasos en materia de exportaciones.

También sobre la base de la información de Uruguay XXI analizamos las importaciones provenientes de Argentina. Estas también son muy diversificadas: las 20 mayores partidas representan el 37% del total, siendo los principales rubros plásticos, automóviles, maquinaria, insecticidas, residuos de la molienda, maíz, papel, laminados de hierro y detergentes.

La observación conjunta de lo que se exporta e importa hacia un país permite concluir el grado de integración de las economías. En el caso en que exista un flujo de ida y vuelta de productos similares, hay una señal de que los aparatos productivos de los países son similares y están integrados. Este comercio entre las mismas ramas con Argentina es destacable en la industria automotriz, de plásticos, papel, químicos y detergentes, elaborándose determinados productos de la rama en cuestión en un país, y el resto en otros.

Una nueva etapa del Mercosur y la recuperación del volumen de negocios perdidos en la última década puede traer aparejado más comercio intra-rama de actividad proporcionando a las empresas uruguayas el acceso a una escala diez veces superior a la que tiene cuando enfrenta solamente el mercado interno.

APRENDIZAJE. En los últimos años, nuestro vecino del norte adquirió la dimensión de potencia económica y política mundial. Ello lo convierte en un mercado particular que por tamaño, características y exigencia de la demanda se asemeja a cualquier otro mercado del mundo. La ventaja para las empresas uruguayas es que está al otro lado de la frontera, lo que facilita el intercambio y la concreción de negocios. Incluso la integración está llevando a una creciente participación de grandes empresas brasileñas en nuestro mercado.

Esta situación puede tener un impacto positivo para el desarrollo industrial en nuestro país, posibilitando que se alcance gradualmente el nivel de desarrollo y crecimiento para tener dimensión mundial.

Al analizar las principales exportaciones a Brasil se observan productos que se comercializan fundamentalmente en la región (malta, envases plásticos, caucho, detergentes, metalúrgicos), otros que se venden en todos los mercados (arroz, lácteos, grasas y aceites) y otros cuyo destino principal está fuera de la región (carne).

Las importaciones desde Brasil muestran un patrón clásico, siendo rubros distintos a los exportados. Desde este punto de vista se asemeja al comercio con el resto del mundo, exportándose productos en los que el país cuenta con ventajas comparativas, e importándose aquellos en los que no se tienen. Los más importantes son automóviles, maquinaria y equipos, plásticos, yerba, metalúrgicos, papel, laminados, azúcar e insecticidas.