Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

 

Organismo advierte, sin embargo, que aún persisten dudas sobre si este repunte será sostenible en el tiempo.

La recuperación de las economías de América Latina y el Caribe de la crisis internacional será más rápida de lo previsto hace algunos meses. Se espera que la región tenga un crecimiento de 4,1% en 2010, según las últimas estimaciones de la CEPAL dadas a conocer hoy (10).

En su Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2009, la comisión regional de las Naciones Unidas proyecta tasas positivas de crecimiento para la mayor parte de los países, pero explica que persisten dudas sobre si la recuperación será sostenida en el tiempo, ya que el escenario externo aún genera incertidumbre y podría afectar las expectativas de crecimiento de la región.

"Lo peor de la crisis ha quedado atrás. Los motores del crecimiento ya se encendieron nuevamente, pero no se sabe cuánto nos durará el combustible", advirtió Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, al dar a conocer el informe.

La reactivación será más notoria en América del Sur y Centroamérica (excluyendo México), que alcanzarían el próximo año tasas de crecimiento de 4,7% y 3,0%, respectivamente, mientras que en El Caribe el repunte sería menor (1,8%).

Según las proyecciones de la CEPAL, Brasil encabezará la lista de los países que más crecerán en 2010, con una expansión estimada de 5,5%. Le seguirán Perú y Uruguay (5% cada uno), y Bolivia, Chile y Panamá (4,5%), mientras que Argentina y Suriname crecerán 4,0%.

México, en tanto, crecerá 3,5%, al igual que Costa Rica y República Dominicana.

El informe señala que la salida de la crisis ha sido más expedita gracias a un conjunto de políticas contracíclicas que permitieron enfrentar eficazmente las turbulencias externas, como la reducción de las tasas de interés, el aumento en la participación crediticia de la banca estatal, la expansión del gasto público y la aplicación de una variada gama de programas en el área social relacionados a subsidios al consumo e iniciativas de apoyo a las familias pobres.

El informe de la CEPAL analiza además en detalle la evolución de las economías en 2009, período en que la crisis impactó con dureza a los países y puso fin a un ciclo de seis años de crecimiento económico en América Latina y el Caribe. Indica que la región cerrará 2009 con una contracción en su crecimiento de 1,8% -menor al -1,9% pronosticado en julio pasado-, lo que implica que el PIB por habitante caerá alrededor de 2,9%.

El desempleo también sufrirá un aumento con respecto a 2008. Se estima que en 2009 llegará a un 8,3% (menor al pronosticado a inicios de año, de 9,0%) de la población activa regional, con un deterioro en la calidad de los puestos de trabajo generados.

En 2009, las mayores caídas en la actividad económica se registrarán en México y en algunos países de Centroamérica y el Caribe. En general, se proyectan tasas positivas para el promedio de América del Sur, con la excepción de Chile, Ecuador, Paraguay y Venezuela. En todo caso, la totalidad de los países registró diferencias significativas entre las tasas de crecimiento observadas entre 2004 y 2008 y las del año 2009.

Para 2010, las mejores expectativas de crecimiento y el alza en los precios de algunos productos básicos que la región exporta permitirían un aumento en los ingresos públicos de la región, con la consecuente mejoría del saldo fiscal.

De igual modo, a medida que el crecimiento se consolide podría apreciarse una aceleración inflacionaria moderada que podría dar lugar a, tal vez hacia el final del año, algún endurecimiento de la política monetaria de los bancos centrales de los países.

El informe agrega que el crecimiento de la economía permitirá también un aumento de la tasa de ocupación y probablemente una mejora de la calidad del empleo. Se estima que la tasa de desempleo podría bajar hasta cerca de un 8% en 2010, situándose así a medio camino entre los niveles pre y post crisis, lo que tendría, a su vez, un efecto positivo sobre los indicadores de pobreza.

Pero más allá del corto plazo, la CEPAL recalca que la actual crisis dará lugar a profundos cambios en el escenario internacional que van a generar un entorno menos favorable al crecimiento que el que nuestra región enfrentó entre 2003 y 2008.

Esto crea la necesidad urgente de redefinir patrones de especialización productiva y comercial, incentivando la innovación, la incorporación de conocimiento y la diversificación de productos y  la búsqueda de nuevos mercados de destino, con una alta participación de los países asiáticos.

Asimismo, es necesario redefinir el rol del Estado y dotarlo de los recursos e instrumentos para prevenir y combatir las crisis, pero también para promover un desarrollo económico y social sostenible.

La formación del Consorcio de Cooperación Empresarial Frutihortícola de Jujuy es un claro ejemplo de unidad y asociatividad entre diferentes actores de una misma cadena. El objetivo es agregarle valor a la producción primaria para luego llevarla a empaque y su pronta comercialización y distribución. Y donde las ganancias serán distribuidas en forma equitativa entre todos los integrantes. Sin dejar de lado que el mismo creará numerosos muchos puestos de trabajo. En definitiva, una de las mayores limitaciones de los pequeños agricultores, es la falta de escala para acceder a los mercados masivos. El mecanismo habitual para superar esta limitación, es la cooperación entre varios  sectores de una cadena.

CONSORCIO. Tras cuatro años de trabajos intensos se llegó a la formación del consorcio que está integrado por dos cooperativas cuyos integrantes son agricultores familiares de producción frutihortícola y dos empresas, que tendrán a cargo la comercialización, el empaque, y la distribución.

El propósito es romper el esquema tradicional en el que los productores estaban disociados de la comercialización. Los primeros no se veían beneficiados en las demás etapas de la cadena. Con este emprendimiento el productor triplicará en valor su producción hasta la puesta en góndola, mejorando de esta manera su nivel de ganancias.
En principio se pasará  de la venta por bultos al armado de bandejas dándole así otro valor a la producción. Si bien en una primera instancia se seguirían haciendo ventas por bulto, este sistema tendrá el agregado de un proceso más, como es el lavado de las verduras y también su embolsado, mejorando las condiciones de ventas.

Héctor Tejerina, presidente de la Cooperativa de Productores de la localidad de Aguas Calientes, sostuvo que uno de los problemas pasa porque "los intermediarios se llevan nuestra ganancia, pero con este emprendimiento tratamos de darle un valor agregado a nuestra mercadería. Eso sería lo ideal". Por su parte, desde la Cooperativa Finca el Pongo, su presidente José Guevara, reconoció que que ingresaron al consorcio por "necesidad", pero hoy "tenemos todas las expectativas puestas en este emprendimiento".
La segunda parte de la cadena estará en manos de la empresa Proyajo S.A., que pondrá a disposición un galpón donde se llevará acabo el proceso de empaque, colocando el producto en el mercado a pedido del cliente o para su procesamiento en las industrias.

"Estamos convencidos que nuestro aporte al consorcio le dará más valor a la producción de la región, a la provincia y al bienestar de los trabajadores y, en especial, del productor", afirmó su titular, Samir Quintar.

Los productos serán presentados en jaulas, bandejas y envases destinados a supermercados. Primero se comenzará con los tomates y en unacerlo con los tomates y en una segunda etapa se continuará con el choclo y el echadote.

La comercialización y la distribución de los productos quedará en manos de Arsha-Luíz, una empresa que cuenta con canales de ventas en las provincias de Buenos Aires y Córdoba, a través de distintas red de supermercados y distribuidoras.
Asimismo, la empresa tiene autorización para realizar ventas en el Mercado Central, así como la participación en distintas licitaciones.

 Alicia Muñoz, directora general de la empresa,  comentó que el emprendimiento es una "posibilidad de entregarle algo nuevo a nuestros clientes".

Además, las cooperativas han trabajado conjuntamente con el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), en el fortalecimiento de sus instituciones. Este organismo les ofreció algún tipo de apoyo financiero en la parte productiva llámese incorporación en tecnología, de riego por goteo o equipamiento.

Desde el centro regional para Salta y Jujuy del INTA y de la agencia de extensión rural de Perico se colaboró brindando asistencia técnica y capacitación.

Juan Regazzoni, director de la agencia de Perico, explicó que se conformaron "grupos de cambio rural asociándolo a una herramienta de trabajo, para así poder brindarle a los productores todo en lo que se refiere a la asistencia técnica, de organización, comercialización y gestión".

El Consorcio, contó asimismo con apoyo de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa (Apyme), del gobierno de Jujuy y de la subsecretaria de Agricultura Familiar de la Nación.

PLAN. El Plan de Negocios del Consorcio de Cooperación Empresarial Frutihortícola de Jujuy prevé distintas etapas de trabajo.

La primera de ellas tendrá una duración de seis meses a cargo de un coordinador contratado con experiencia en organización y asociatividad.
En un paso ulterior se intentará mejorar la competitividad de sus integrantes. Este trabajo se dividirá en cinco instancias: proyecto de capacitación y formación de recursos humanos, incorporación y transferencia de tecnología de producción, modernización de equipos y maquinarias, desarrollos de marketing y la búsqueda de nuevos mercados. Por último, también está prevista la implementación de buenas prácticas de manejo (BPM) y certificación de la calidad de los productos.

Esta etapa cuenta con un horizonte temporal de cinco años y una inversión inicial de $6.000.000 millones en capital fijo y de trabajo y reinversiones de las utilidades y/o excedentes generados por el Consorcio.

Como tercer paso, se contara con la participación del INTA, INTI y la Universidad de Jujuy, entre otras instituciones, que tendrán la responsabilidad de desarrollar nuevos productos.
El punto siguiente tiene como objetivo de mediano plazo la incorporación de nuevos socios al Consorcio, para la industrialización de la producción.
Entre las dos cooperativas hay alrededor de 100 productores, con un promedio de 2 hectáreas cada uno dedicadas al proyecto, es decir aproximadamente 200 hectáreas en total con dos cosechas al año.

Cada una de las cuales aporta 30 toneladas de productos por hectárea, es decir un total anual de 12.000 toneladas.

Actualmente, la ocupación en campo por hectárea es de 1.6 obrero/año y se prevé llegar a 2.3 obreros por hectárea, una vez incorporada la nueva tecnología de producción. El sistema de procesamiento y empaque generará 12 nuevos puestos de trabajo permanentes, estimándose la duplicación en el segundo año de trabajo.

Sebastián Muñoz, uno de los impulsores del emprendimiento e integrante de la Fundación Jujuy 3.000, subrayó que la creación del consorcios es "la culminación de todo un proceso de desarrollo socioeconómico para el sector hortícola". Y acotó:"sí efectivamente logramos el objetivo de comercializarlo en forma conjunta, sería haber logrado movilizar la forma en que tenemos que fomentar esta economía que hoy se encuentra totalmente atomizada".

LEY. El emprendimiento fue posible gracias a la ley nacional 26.005, que establece requisitos para crear un "Consorcio de cooperación"·, promovida por el gobierno nacional a través del área de las PyMEs y promulgada en el año 2005.

La norma establece una organización común con la finalidad de facilitar, desarrollar, incrementar o concretar operaciones relacionadas con la actividad económica de sus miembros, definidas o no al momento de su constitución con el objetivo de mejorar o acrecentar sus resultados.

ARGENTINA. Según los últimos datos del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (Cipaf), la agricultura familiar produce más del 53% del empleo rural. En el nordeste, ocho de cada diez productores son de este tipo; en la región pampeana, casi el 40%, y en el sector alto puneño del noroeste, el 80 por ciento.

Los pequeños productores representan el 66% de las explotaciones agropecuarias del país. Producen 23,5 millones de hectáreas, un 13,5% del total de las explotaciones agropecuarias argentinas. Además, las familias controlan el 80% de los cultivos de tabaco, algodón, yerba mate, caña de azúcar, mandioca, batata y papa. Tienen el 77% de los caprinos, el 48% de los porcinos, el 20% de los ovinos y el 19% de los bovinos.

 Todo esto tiene un alto impacto en los mercados de proximidad; pueblos y ciudades cercanas, en su alimentación, es decir que la agricultura familiar genera el 23% de los alimentos que se consumen en la Argentina.

En la actualidad, producen aproximadamente el 36% del volumen de cultivos intensivos a campo (hortalizas, aromáticas, flores, viveros), el 23% de cultivos bajo cubierta (hortalizas, aromáticas, frutas, flores y viveros), que representan el 24% del valor bruto de la producción.

 
El 21% de los productos pecuarios, el 17% de frutales, el 16% de cultivos extensivos (cereales, oleaginosas, legumbres, industriales, alfalfa), y el 14% de forestales. La horticultura ocupa 250.000 personas, que produce 10 millones de toneladas por año en una superficie de 200.000 hectáreas que genera ingresos por 4.500 millones de pesos y una exportación de 275 millones de dólares. Respecto de la fruticultura, esta ocupa 430.000 personas, lo que se traduce en una producción de 6 millones de toneladas anuales e ingresos por 7.000 millones de pesos y ventas externas por 1.100 millones de dólares. Dentro de la agricultura familiar se incluyen en resumen las actividades agrícolas, pecuarias, pesqueras, forestales, artesanales, de caza y recolección, de producción agroindustrial y el turismo rural.

Cambio Rural: Una herramienta para el pequeño productor

El Programa Federal de Reconver sión Productiva para la Pequeña y Mediana Empresa Agropecuaria (Cambio Rural) generado en el ámbito del INTA, es una herramienta diseñada para colaborar con los pequeños y medianos empresarios agropecuarios (PyMEs) en la búsqueda de alternativas que permitan incrementar sus ingresos, elevar su nivel de vida, generar nuevas fuentes de empleo, retomar el proceso de inversión y posicionarse mejor en los mercados.

El programa cuenta con una serie de objetivos como son:

  • Asistir al productor en la organización y gestión de su empresa, la producción, la transformación y la comercialización, con la finalidad de mejorar sus ingresos y facilitar su integración a la cadena agroalimentaria.
  • Capacitar a los actores sociales responsables de impulsar los cambios necesarios en las PyMES agropecuarias.
  • Promover la integración de las acciones de los sectores público y privado, facilitando el acceso a mercados y a las vinculaciones comerciales necesarias para lograr el fortalecimiento del sector.
  • Fortalecer la articulación público-privada para vincular las demandas de los productores con los sectores de oferta tecnológica.
  • Promover y participar en acciones de desarrollo local y regional, contribuyendo a crear las condiciones que faciliten el financiamiento del desarrollo rural y agroindustrial.

El mismo trabaja con grupos integrados por 8 a 12 productores PyMEs que buscan soluciones integrales a sus problemas empresariales mediante una labor conjunta.
Desde el inicio el grupo elabora un plan de trabajo en el cual quedan definidos los objetivos de trabajo que el grupo llevara adelante. Los grupos cuentan con el apoyo técnico de un profesional: el Promotor Asesor que a la vez está coordinada por Agentes del Proyecto.

Además, los productores del programa participan en la generación, adaptación y ajuste de las tecnologías de producción y gestión.

También se ofrece asesoramiento y colabora con los productores para la elaboración de un plan técnico-económico- financiero.

Actualmente integran esta iniciativa más de 1.100  grupos de los que participan alrededor de 11.000 pequeños y medianos emprendedores agropecuarios y agroalimentarios del país.

Los representantes de las cooperativas productoras de café y cacao y sus gremios representativos están llamando a una movilización nacional para el día 14 de diciembre, día del cooperativismo peruano, por considerar la fecha como un día de la movilización y no de celebración.

El motivo se debe a que inspectores de SUNAT estaban notificando la acotación de los reintegros que las cooperativas ejecutan anualmente, desde hace más de 40 años, calificando estos reintegros como formas de evasión tributaria. En la práctica, de prosperar semejante medida, implica la quiebra y liquidación de las cooperativas. 

Los representantes de los productores de café y cacao de todo el ámbito nacional acudieron el martes primero de diciembre al Congreso con la finalidad de gestionar la pronta promulgación de la ley promotora del cooperativismo peruano, que lleva 3 años de discusión, pero encontraron un panorama incierto.

En el Congreso fueron escuchados por los legisladores de la Comisión de Producción, Mypes y Cooperativas, quienes enterados de la gravedad social que generan los problemas tributarios en las cooperativas, acordaron impulsar una solución adecuada a fin de evitar su inminente quiebra.

Los dirigentes de los gremios representativos informaron que esta movilización será pacífica, respetando la propiedad privada y pública y para cumplir con esta recomendación ellos están enviando a sus bases una directiva específica de movilización.

La problemática se debe a que en la actualidad existen diversos tipos de cooperativas, a excepción de las Cooperativas de Ahorro y Crédito, que vienen enfrentando graves problemas tributarios, ocasionado por el desconocimiento de la filosofía, doctrina y características de las cooperativas.

Esto motivo a la SUNAT y el Tribunal Fiscal, desconocer y desnaturalizar los alcances de los artículos 3 y del numeral 1 del artículo 66 del Decreto Legislativo Nº 085, cuyo Texto Único Ordenado fue aprobado por el Decreto Supremo Nº 074-90-TR.

La SUNAT a emitido Resoluciones de Determinaciones y de Multas por varios millones de nuevos soles contra de muchas de cooperativas, estos valores tienen su origen en el desconocimiento de la aplicación del Acto Cooperativo. Las Cooperativas Agrarias Cafetaleras y de Cacao vienen siendo las más afectadas.

A pesar de un crecimiento del sector industrial (3,1%) en un año, construcción (10,2%) y servicios (2,8%), la evolución de nuestra actividad económica al tercer trimestre del año tuvo una variación acumulada del -3,1% por un fuerte desplome en la agricultura (-18,5%), según el Banco Central de Paraguay (BCP).

De acuerdo con el  indicador mensual de la actividad económica del Paraguay (IMAEP), confeccionado periódicamente por el BCP, la evolución de nuestra economía al mes de setiembre de 2009 refleja una variación acumulada del -3,1% en términos reales, inferior a la tasa positiva de 6,3%, registrada en el mismo período del 2008. En tanto que la tasa interanual fue de -1,5%, mientras que la tasa mensual de la serie desestacionalizada registró un variación de -1,1% con respecto a agosto de 2009.

Este desenvolvimiento del IMAEP está fundamentalmente influenciado, como ocurrió en los primeros dos trimestres de este año, por la caída que sufrió la actividad agrícola tras la sequía de los últimos meses del año pasado y los primeros meses del año actual, ocasionando sustanciales caídas en el rendimiento de los principales rubros. De este modo, en setiembre pasado el sector tuvo un descenso de -18,5% en términos de su tasa interanual y de -21,5% en su tasa acumulada.

Industrias

Por otro lado, el sector industrial presentó una variación interanual de 3,1% en relación con  setiembre del año 2008. Este crecimiento se produjo en gran medida como consecuencia de los incrementos en la actividad económica de ciertos sectores como la producción de bebidas y tabacos, la producción láctea, la producción de cueros y calzados y la producción químico-farmacéutica. 

Construcción  

En cuanto al rubro de la construcción, el BCP destaca que por tercer mes consecutivo presentó crecimiento en términos interanuales, observando un incremento de 10,2% en el mes de setiembre del corriente año. Sin embargo la tasa de variación acumulada continúa en zona negativa (-1,5%).  

Servicios  

Por su parte, el sector servicios exhibió una variación interanual de 2,8%, y una variación acumulada al mes de setiembre último de un 4%, según el IMAEP.

 

Las esperanzas de la humanidad hacia un futuro exento de egoísmos y respetuoso del medio ambiente adquirieron hoy (7) aquí visibilidad, bajo la mirada escéptica y las incertidumbres.

En un mundo azotado por guerras y crisis económica, con el precedente cercano de una cita cimera en Roma para llamar la atención de la existencia de más de mil millones de personas hambrientas, Copenhague puede ser la última oportunidad.

Los habituales discursos, esta vez menos protocolares y más concretos, dieron la arrancada de la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 15), que se extenderá hasta el 18 de diciembre.

Si puede considerarse una buena noticia, vale destacar que ya son 105 los jefes de Estado o Gobierno que confirmaron su participación en el evento, ante la presión internacional y la gravedad del calentamiento global de la atmósfera. La pregunta que domina la cumbre, excedida de 15 mil a 34 mil personas acreditadas y con problemas de logística para la prensa, apunta hacia si se darán declaraciones de intención o predominará la voluntad real de responder a los desafíos del clima.

En la fecha, 56 diarios de 15 países, entre ellos Le Monde de Francia, publicaron grandes editoriales en los cuales demandan a los ricos "meter las manos generosamente en sus monederos", y también a las naciones en vías de desarrollo, a mostrarse unidos.

Si hay un objetivo ahora de justicia social, mirando con honestidad al porvenir de la humanidad, debe ser inclusivo y preciso en una Declaración de Copenhague, apuntó el cotidiano francés.

La COP 15 fue inaugurada en el plenario Tycho Brahe del palacio de congresos Bella Center de esta capital, con palabras del primer ministro danés, Lars Loeke Rasmussen, y el secretario de la ONU sobre cambio climático, Yvo de Boer.

Estamos en una conferencia depositaria de las esperanzas de la humanidad en las próximas dos semanas, sentenció Rasmussen en su intervención.
De Boer, a su turno repitió sus conceptos expresados la víspera en rueda de prensa, al recalcar que los gobiernos deben acordar acciones en tres campos.

Son ellos implementación rápida y efectiva en torno al calentamiento global; compromisos ambiciosos para limitar y cortar emisiones; y una visión compartida a largo plazo para bajar las emisiones de CO2.

Con amenazas tan inminentes como el deshielo en las cimas del Himalaya y las fatales consecuencias para mil 300 millones de asiáticos, las ONGs aparecen en Copenhague como una suerte de grupos fiscalizadores y dudosos de la actitud de los políticos.
En presencia además de la presidenta de la COP 15, Connie Hedegaard, y el director científico de las Naciones Unidas sobre el clima, Rajendra Pachauri, se proyectó un documental que alerta sobre las catástrofes que amenazan al planeta.

Ante los mil 200 delegados de 192 países que tomaron parte en la ceremonia, el material fílmico muestra a una niña que duerme junto a su oso de peluche. Al despertar se encuentra en un paisaje desértico, antes de ser arrollada por un oleaje desencadenado.
A continuación aparecen el ex arzobispo sudafricano Desmond Tutu y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que llaman a concluir un acuerdo ambicioso para evitar que el mundo sea presa de ese tipo de catástrofes.