Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Alrededor de 1.000 millones de personas pasan hambre diariamente en todo el mundo. Más de 150 millones de niños y niñas pasan hambre o son desnutridos. Otros 17 mil niños y niñas pierden la vida por no teneren lo que comer. Datos oficiales como estos dan la dimensión del problema y del motivo de tanta expectativa con relación a la Cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación, que tiene cierre hoy (18), en Roma, Italia. En evaluación general de diversas organizaciones, la reunión terminó sin avances concretos.

FIAN Internacional (sigla en inglés para Red de Acción e Información por el Derecho a Alimentarse), por ejemplo, criticó, la declaración final de la reunión, considerando que esta no presentó ninguna alternativa en el combate al hambre. "Ni el reconocimiento del derecho a la alimentación es nuevo, ni lo es la decisión de que hay que promocionar la agricultura en los países del Sur", afirmó Flavio Valente, secretario general de FIAN.

La organización Oxfam Internacional también se manifestó hoy con una evaluación sobre la Cumbre. En un total de diez puntos, la organización dio nota dos a las delegaciones presentes, pues consideró que no realizaron todo los trabajos que tenían que hacer. "Este resultado no se corresponde con la dimensión del problema, que es tan inmenso como la cifra de mil millones de personas sufriendo desnutrición, y que está empeorando", afirmó José Hernández de Toro, vocero de Oxfam.

La organización puntuó la Cumbre a partir de cinco criterios, siendo que ninguno logró aprobación. Según Oxfam, una de las principales medidas era reunir las diferentes iniciativas de lucha contra el hambre bajo una misma acción de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, la reunión sólo impulsó la reforma del Comité de Seguridad Alimentaria (CSA), no siendo "capaz de reconocerle la capacidad de exigir a los países una verdadera rendición de cuentas o de hacer seguimiento de dónde se invierte el dinero".

Otro punto evaluado por la organización fueron los planes de los países en relación al respeto del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (reducción del hambre a la mitad hasta el año 2015). Según Oxfam, ONU afirmó que las cifras para el cumplimiento de tal Objetivo podrían llegar a 40 mil millones de dólares anuales, los cuales apoyarían la producción, el transporte, la organización de los mercados para los pequeños productores y la ayuda alimentaria.

Sin embargo, las discusiones no resultaron en compromisos precisos y efectivos. De acuerdo con la organización, los presentes en la Cumbre no tuvieron una importante contribución en el asunto, sólo declararon "estar dispuestos a incrementar el porcentaje de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) destinado a la agricultura".

Oxfam destacó aún la falta de apoyo a las políticas para los pequeños agricultores y las agricultoras y la gran importancia dedicada a la biotecnología y las nuevas tecnologías para la producción agrícola. "Esta Cumbre tenía que centrarse en incrementar el apoyo a los métodos de cultivo sostenibles que permitirían a los campesinos y campesinas pobres alimentar a sus familias y aumentar sus ingresos. Que esto no se haya producido supone su peor fracaso", consideró Hernández.

Como último punto, la organización evaluó la forma como la Cumbre discutió el cambio climático, recibiendo 15% de éxito. La justificativa fue la falta de interés de los participantes en acordar que en el documento que será producido en la Conferencia de Copenhague - en diciembre de este año - debería presentar recursos para ayudar a los pequeños agricultores a adaptarse al cambio climático. "Esta Cumbre simplemente ha hecho un llamamiento para que los pequeños productores sean tenidos en cuenta, lo que en el mejor de los casos es insustancial", afirmó el portavoz de la organización.

 

Las ONG y asociaciones de campesinos que desde ayer están celebrando el Foro paralelo de la Sociedad Civil en Roma con ocasión de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de Naciones Unidas denunciaron hoy la "apropiación de tierras" que algunos Gobiernos e inversores extranjeros están llevando a cabo en los países más pobres a raíz de la crisis financiera global.

Según subrayaron en su declaración final, en "menos de un año", han sido usurpadas "más de 40 millones de hectáreas" en África, Asia, América Latina y Europa del Este. Esta "apropiación de terrenos por parte de capitales extranjeros debe acabar", sentenciaron.

En su declaración, también reclamaron la "soberanía alimentaria" como "verdadera solución a la tragedia del hambre en el mundo", considerando que los distintos países tienen "la obligación de prestar su ayuda" para acabar con esta "emergencia", que hoy en día afecta a más de 1.000 millones de personas en todo el mundo.

La cumbre de la FAO, que empezó ayer en Roma y terminará mañana, ha contado con la presencia de alrededor de 60 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo, aunque la gran mayoría de ellos provienen de países en vías de desarrollo. De hecho, la ausencia de los líderes de las principales economías del mundo ha marcado profundamente esta cumbre.

Aun con todo, las ONG y asociaciones de campesinos presentes pusieron su esperanza en la reforma del comité para la Seguridad Alimentaria de la FAO, con la que los pequeños agricultores, los pescadores y los pueblos indígenas pasarán a tener por primera vez un papel importante en la planificación de la lucha global contra el hambre.

La reorganización de este comité permitiría reunir en torno a una misma mesa y con derecho a voto a todos los países miembros de la ONU, a las agencias dedicadas a la agricultura y la alimentación y a los delegados de las organizaciones de productores y de la sociedad civil.

Sin embargo, los representantes de la sociedad civil denunciaron la intención de los países del G-8, los cuales preferirían controlar ellos solos la gestión de los recursos que invierten en la lucha contra el hambre a través del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Nosotros, en cambio, reclamamos que esos fondos sean desembolsados a través de una organización multinacional como Naciones Unidas" para que "todos" puedan tomar parte en la planificación de estas inversiones y no sólo los países ricos, explicó el portavoz de la ONG española Intermón Oxfam, José Antonio Hernández, en declaraciones a Europa Press.

En cuanto a la valoración de la cumbre, Hernández consideró "decepcionante" el hecho de que esta reunión no haya contado con la participación de los líderes de las principales economías. Aun con todo, puntualizó que lo que se necesita "no es una foto de familia más de los grandes del mundo" sino el que "todas las promesas que se han hecho hasta ahora se traduzcan en planes nacionales y programas concretos de apoyo a la agricultura".

Mugabe pide que se retiren las sanciones "ilegales e inhumanas"

La segunda jornada de la cumbre también se vio marcada por la intervención del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, quien reclamó el cese de las "las "sanciones ilegales e inhumanas" que Occidente ha impuesto a su país.

Mugabe definió a los países occidentales en general como los "enemigos neocolonialistas" de su país y les acusó de estar intentando arruinar la reforma agraria que está impulsando su Gobierno y conseguir así que Zimbabue siga dependiendo de las importaciones de alimentos. "Estamos haciendo frente a intervenciones muy hostiles por parte de estos estados que han impuesto sanciones unilaterales sobre nosotros", denunció sin nombrar, no obstante, a ningún país en particular.

Por su parte, el ministro de Agricultura y vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, Ulises Rosales del Toro, también denunció el "bloqueo" que Estados Unidos impone a su país y que hace que se agrave todavía más la situación del hambre y el desarrollo agrícola. "El uso de los alimentos como instrumento de presión es política y éticamente inaceptable", remarcó.

Con todo, la cumbre llegará mañana a su fin con escasas esperanzas de que los principales líderes mundiales definan con mayor concreción la lucha global contra el hambre, dada la vaguedad con que fue formulada la declaración conjunta.

En ella, los alrededor de 200 países presentes se comprometieron a redoblar sus esfuerzos para acabar con esta tragedia y alcanzar así en 2015 el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pero sin poner cifras sobre la mesa.

Avances en la mesa agrícola

La Cámara de Comercio de Lima demanda que en negociación se logre un acceso real de nuestros bienes y servicios. Hasta el momento las negociaciones para un tratado de libre comercio con la Unión Europea ya permitirían el ingreso de nuestra habitual canasta agroexportadora. En el segundo día de la VII ronda negociadora que se realiza en Bogotá (Colombia) se espera lograr el acceso a otros productos agrícolas más tradicionales, como arroz y azúcar. También falta definir si el banano peruano ingresará a través de cuotas.

Por lo pronto, el Perú ha logrado que la UE ofrezca una cuota anual de aproximadamente 5 mil toneladas de arroz, libre de aranceles. Para Colombia, que también negocia en paralelo un TLC, aún este cereal se encuentra excluido de la negociación.

En el caso del azúcar, el Perú habría logrado 11 mil toneladas, aunque esa cuota podría incrementarse si accedemos al pedido europeo de apoyarlos en las negociaciones que se siguen en la Organización Mundial de Comercio (OMC) para retirar este producto de la lista de productos tropicales.

Cabe mencionar que el Perú habría planteado cuotas de entre 50 mil y 60 mil toneladas para el arroz y el azúcar. Este volumen de cuotas también fue demandado recientemente por la Convención Nacional del Agro (Conveagro), con la premisa de beneficiar a los agricultores medianos.

En tanto, el presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Peter Anders Moores, reiteró su pedido a los negociadores de nuestro país de velar por los intereses nacionales y conseguir un acceso real para nuestros bienes y servicios.

También se espera que los negociadores se mantengan firmes y logren que la UE reconozca que todo lo extraído por una nave extranjera o peruana dentro de las 200 millas de nuestro mar sea considerado de origen local y no europeo, como se pretende.

PRECISIONES
Conveagro también espera el libre acceso de productos andinos y de la Amazonía, como maíz gigante del Cusco, maíz morado, quinua, hongos, alcachofas, camu camu, etc.

Este gremio igualmente pide que se evite el ingreso de café asiático subsidiado para ser reexportado como peruano, como lo plantea la UE.

La CCL dice que hay expectativa sobre los productos clasificados por la UE como "novel food"(exóticos, que no han ingresado a este mercado), a fin de evitar una posible doble reglamentación.

 

Las dos naciones más contaminantes del mundo, Estados Unidos y China, expresaron su escepticismo sobre la eventual firma de un convenio en el marco de COP15 - Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de Copenhague.

"Consideramos que no es realista alcanzar un acuerdo internacional vinculante que pueda ser negociado en Copenhague, ya que comenzará en pocos días", declaró el viceconsejero de Seguridad de la Casa Blanca, Michael Froman.

Con esto, es oficial que la Casa Blanca no quiere respaldar ningún acuerdo que no sea refrendado por el Parlamento.

Por su parte, el gigante asiático sólo está dispuesto a actuar en la dirección de Washington y la misma posición adoptaron Indonesia y Japón, otros de las países generadores de dióxido de carbono.

Como se sabe, el principal objetivo de esta cumbre es la firma de un convenio con pautas obligatorias para que los países más contaminantes del mundo reduzcan sus emisiones de dióxido de carbono, lo cual se vería frustrado con las recientes declaraciones de la Casa Blanca.

En lugar del convenio, propusieron un pacto en etapas que consiste en una declaración de intenciones, que postergará los compromisos obligatorios, tal vez, para la próxima conferencia prevista para 2010 en México.

Desde el anuncio del evento, se sabía que la suerte de la cumbre de Copenhague estaba en manos de EEUU y de China, que habían puesto como plazo la actual gira del presidente norteamericano, Barack Obama, por Asia para definir su postura.

Finalmente, el pacto no fue posible por la resistencia de Pekín y por la incapacidad del Congreso estadounidense para aprobar leyes que ayuden a disminuir los gases contaminantes.

www.es.cpo15.dk

 

Bogotá abrió ayer (16 de noviembre) sus puertas a la VII Ronda de Negociaciones del TLC con la Unión Europea, con puntos sensibles como propiedad intelectual, régimen de inversiones, agro. En este contexto más de 200 organizaciones de Europa y América Latina hicieron un llamado a la suspensión de las negociaciones del TLC con la UE, además de suscribir un pronunciamiento: "Suspender la negociación de la Unión Europea con Perú y Colombia: freno a la injusticia y la desigualdad", en el que plantean ocho argumentos para reclamar la suspensión de las negociaciones:

 1.      El modelo bajo el cual ha sido diseñado este Tratado de Libre Comercio ha sido cuestionado por la crisis económica mundial.

2.      Se ha cambiado el formato inicial de un Acuerdo de Asociación a un TLC, pues se abandonó la discusión de los pilares de Diálogo Político y Cooperación y se excluyeron las propuestas de Ecuador y Bolivia.

3.      La negociación bilateral de este TLC agrava las tensiones ya existentes en el seno de la CAN pudiendo afectar el avance del proceso de integración andino, y expresa la incoherencia de la UE con su discurso de apoyo a la integración regional y el desarrollo sostenible de los países andinos.

4.      Liberalizar el acceso a recursos naturales y sectores estratégicos limita las posibilidades de desarrollo y coarta la soberanía de los Estados para adoptar medidas en beneficio de la población. 

5.      El TLC con la UE puede agudizar la exclusión y los conflictos en la región andina. Ya hay evidencias de las luchas sociales que se generan frente al despojo de los territorios y la violación a los derechos humanos.

6.      La violación a los derechos humanos que han cometido los gobiernos de Perú, Colombia y la Unión Europea no ha sido tenida en cuenta durante la negociación. El tema migratorio quedó por fuera del debate.

7.      No existen mecanismos de participación efectiva de la sociedad civil en la negociación, a pesar de las propuestas que han sido presentadas.

8.      No se recogieron las recomendaciones ni se tomaron en cuenta los resultados del Estudio de Impacto y Sostenibilidad del Acuerdo, encomendado por la propia Comisión Europea que -a pesar de sus falencias en el diseño, desarrollo y consulta- evidenció que los beneficios de liberalizar el comercio entre la UE y los países andinos no serán equitativos.

Las organizaciones proponen entonces  "un profundo replanteamiento de las relaciones económicas y políticas de la UE con la región andina de tal forma que se busque una relación y acuerdos económicos y comerciales que beneficien a los pueblos y no preserven una situación evidentemente injusta y desigual. Para ello consideran  que es necesario construir una nueva relación basada en la primacía de los tratados y convenios internacionales en materia de Derechos Humanos, de los Pueblos y de la Naturaleza y no en el libre comercio".

El pronunciamiento está suscrito por más de cuarenta organizaciones peruanas entre ellas figuran centrales sindicales como la CGTP, CUT, organizaciones agrarias y campesinas como la CCP, CNA y CONVEAGRO, así como organizaciones sociales, redes e instituciones como la Red Peruana por una Globalización con Equidad - RedGE, Asociación Nacional de Centros, Flora Tristán, Foro Ecológico del Perú, PIDHDD-Capítulo Perú, entre otros. Suscriben además: 18 organizaciones de América Latina, 5 organizaciones andinas, más de 70 organizaciones europeas, 57 organizaciones colombianas, 19 ecuatorianas y 9 bolivianas. Un extracto del Pronunciamiento junto con el listado de adherentes será publicado simultáneamente en  periódicos de circulación nacional de Perú y Colombia.