Posts @IPDRS

Veinte profesionales de Organizaciones no Gubernamentales (ONG) especializadas en desarrollo rural de Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú participaron en el Ciclo sobre Descentralización, Participación y Control Social de tres meses de duración, cuyo punto culminante fue el Encuentro, con el mismo nombre, que se llevó a cabo al concluir el mes de agosto en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y el municipio de Concepción, en la región de la Chiquitanía del departamento de Santa Cruz. 

La experiencia de mercados campesinos en el departamento de Cundinamarca, Colombia,  comenzó  en 2004,  como iniciativa  de la alcaldía de Bogotá, para ayudar a enfrentar los problemas de la pobreza, y la desnutrición de la  población pobre en la ciudad. 

Dos años después,  el proyecto ya contaba con reglamentación, a partir del  Decreto 315,  parte de una política para asegurar la adquisición de productos a precio justo y la lucha contra las redes de intermediación en la ciudad, tratando de romper el sistema de intermediación entre productores y consumidores que tienen muchos eslabones, encareciendo innecesariamente los productos para el consumidor y disminuyen el ingreso de los productores directos. Al mismo tiempo,  se  lanzó el Plan Maestro de Abastecimiento de Alimentos y de Seguridad Alimentaria de Bogotá. 

El Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) facilitó un encuentro exploratorio que las instituciones Centro de la Mujer Juana Azurduy, Equipo de Comunicación Alternativa con Mujeres (ECAM) e Investigación Social y Asesoramiento Legal Potosí (ISALP), de los departamentos del sur de Bolivia: Chuquisaca, Tarija y Potosí, respectivamente. 

Cuatro días son los que nos separan del encuentro: Intercambio Institucional y Regional Sudamericano: Descentralización, Control Social y Participación Ciudadana, organizado por el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS), en coordinación con el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) Santa Cruz y el apoyo de Pan para el Mundo, en el departamento de Santa Cruz, Bolivia.

Armados en una torre multicolor, los variopintos productos de la zona central colombiana parecen llamar a la gente para que los compre y parecen convocar al apetito para gozarlos. La vida en los mercados es única y colorida. Sobre sus pasillos, productos, negociaciones y conflictos se ha escrito mucho desde la sociología, la economía y la literatura.