El Mercado Común del Sur (Mercosur)) tiene la meta de alcanzar el empoderamiento y la autonomía económica de todas las mujeres de la región, afirmó hoy la representante de esa agrupación, la argentina Gloria Bender.

La embajadora de la cancillería de Argentina para temas de la mujer habló este lunes en la primera jornada de la reunión anual de la Comisión de la ONU sobre el Estatus de la Mujer que sesionará durante 10 días en la sede de Naciones Unidas.

Bender dijo que el logro del empoderamiento y la autonomía económica permitirá a las mujeres del Mercosur una vida digna, con pleno ejercicio de sus derechos y preparadas para enfrentar la violencia en todas sus formas.

La funcionaria destacó el incremento de la participación política de las féminas en los países de ese mecanismo de integración (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, con Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela como Estados asociados).

Al respecto, apuntó la existencia de dos mujeres presidentas en esa región (la argentina Cristina Fernández y la brasileña Dilma Rousseff), a quienes se suma la exmandataria chilena Michelle Bachelet, actual titular de la agencia ONU-Mujeres.

La delegada también resaltó la creciente presencia de féminas en los poderes legislativo y judicial y en los gobiernos locales, provinciales y departamentales, así como en cargos no tradicionales como los ministerios de Economía, Defensa o Seguridad.

La reunión de la comisión de la ONU tiene como tema central El empoderamiento de las mujeres rurales y su función en el desarrollo y en la erradicación de la pobreza y el hambre.

También dedicará atención especial al papel de ellas en el desarrollo sostenible, en la antesala de la Conferencia de Naciones Unidas sobre esa materia (Río+20), a celebrarse en Brasil en junio próximo.

Según datos de la ONU, las féminas del campo representan la cuarta parte de la población mundial y realizan aportes vitales para el bienestar de las familias, las comunidades y las economías de sus respectivos países.

La agenda del foro incluye debates sobre la situación de las mujeres palestinas y de aquellas tomadas como rehenes en conflictos armados y acerca de la erradicación de la mutilación genital femenina y de la mortalidad y la morbilidad maternas.

La comisión está integrada por representantes de 45 países, de ellos Argentina, Colombia, Cuba, El Salvador, Haití, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana y Uruguay por América Latina y el Caribe.

El Grupo del Banco Mundial con sede en Washington advirtió que los precios globales de los alimentos son altos y volátiles y que el mundo necesita estar alerta en relación con esta tendencia.

Los precios globales de los alimentos bajaron ocho por ciento entre septiembre y diciembre de 2011 debido a las crecientes reservas y a la incertidumbre sobre la economía global, pero siguieron siendo volátiles y altos. El índice anual de 2011 fue 24 por ciento más alto que su promedio en 2010, dijo hoy el banco en una declaración para la publicación de su más reciente "Informe de alerta sobre el precio de los alimentos".

"Mientras que el primer trimestre de 2011 experimentó grandes aumentos, cinco meses consecutivos de descensos a finales de este año condujeron el Indice de Precios de los Alimentos del Banco Mundial a ubicarse siete por ciento por debajo de los niveles de diciembre de 2010 y 14 por ciento por debajo de su punto más alto en febrero.

Sin embargo, los precios globales siguen siendo altos y el índice anual de 2011 promedió 210 puntos frente al promedio de 169 puntos registrado en 2010, se dijo en la declaración del banco.

A pesar de la tendencia a la baja de los últimos meses, los precios globales de los alimentos básicos clave siguieron registrando volatilidad y los precios anuales promedio del trigo, maíz y arroz superaron ampliamente los promedios de 2010, se señaló en el trimestral "Informe de alerta sobre el precio de los alimentos".

"La peor alza en el precio de los alimentos puede haber terminado, pero aún debemos estar alerta", dijo Otaviano Canuto, vicepresidente del Grupo del Banco Mundial para la Reducción de la Pobreza y la Administración Económica.

"El precio de ciertos alimentos sigue siendo peligrosamente alto en muchos países, lo cual deja a millones de personas en riesgo de sufrir desnutrición y hambre. Los gobiernos deben responder e implementar políticas que ayuden a las personas a enfrentar esta situación", agregó Canuto.

 Un nuevo informe del Grupo Consultivo de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre la Financiación del Cambio Climático (AGF, en inglés) deja claro como el agua que es posible ayudar a los países pobres a luchar contra el cambio climático a través de dinero público, sin tener por ello que exprimir a los contribuyentes.

"Este informe despeja oficialmente cualquier duda existente sobre si es posible o no cumplir una de las principales promesas que se hicieron en Copenhagen", afirma David Waskow, asesor sobre el cambio climático de Oxfam. "Esta debería ser la prueba definitiva para los participantes en las negociaciones de que es posible conseguir financiación para luchar contra el cambio climático a través de fuentes de financiación públicas innovadoras, sin dejar que toda la responsabilidad recaiga sobre los contribuyentes. Ahora depende de los líderes políticos establecer una hoja de ruta clara para hacer de esta financiación pública una realidad."

El AGF fue creado en febrero de 2010 por el Secretario General de Naciones Unidas con el objetivo de estudiar cómo los países desarrollados pueden hacer realidad su promesa de recaudar 100.000 millones de dólares al año para ayudar a los países pobres a adaptarse a los efectos del cambio climático y reducir las emisiones.

Ahora, los países que se reúnan en Cancún deberán crear, antes de la próxima cumbre que tendrá lugar en Sudáfrica en 2011, un fondo global para la lucha contra el cambio climático que gestione este dinero, así como acordar el proceso a través del cual decidir cómo se financiará, teniendo en cuenta fuentes de financiación innovadoras identificadas por el AGF - especialmente los impuestos a las emisiones descontroladas de los sectores internacionales marítimo y de aviación, y el impuesto a las transacciones financieras.

A través de estas fuentes de financiación innovadoras, los gobiernos podrán recaudar dinero suficiente procedente de fuentes de financiación públicas sin desviar fondos destinados a programas y/o proyectos de ayuda y desarrollo ya existentes. Tal y como reconocieron algunos miembros del panel, la financiación privada no puede hacer frente a las necesidades de los países en desarrollo.

"Sólo a través de la financiación pública podemos llegar a aquellas comunidades más vulnerables que luchan por adaptarse al cambio climático, y ayudar a los países pobres a adoptar estrategias de crecimiento con bajos niveles de emisión de carbono", asevera Waskow. "Además, los gobiernos deben asegurarse de que estos fondos son adicionales a los ya destinados a cumplir con objetivos establecidos de ayuda y desarrollo - Los países pobres no se deben ver forzados a elegir entre construir diques contra las inundaciones o escuelas."

La mención en el informe del Banco Mundial como fuente de financiación potencial no debe ser utilizada para debilitar las negociaciones internacionales para la creación de un nuevo fondo global para la lucha contra el cambio climático independiente, justo y accesible. Para que el fondo sea efectivo, los países pobres deben poder participar y hacerse oír a la hora de decidir cómo se debe gestionar el dinero. Además, al menos la mitad del fondo debe ser destinado a hacer frente al impacto del cambio climático en la vida de las personas más vulnerables.

"Las personas en situación de mayor vulnerabilidad, cuyas vidas están en peligro, no pueden permitirse una mala administración del fondo" afirma Waskow. "Deben poder participar en la toma de decisiones."

El informe final de Naciones Unidas puede ser consultado en: http://www.eenews.net/assets/2010/11/04/document_gw_03.pdf

Guyana asumirá la presidencia temporal de la Unión de Naciones Suramericanas a partir del 26 de noviembre, decidieron el martes los ministros de relaciones exteriores de la organización. 

El cambio fue acordado en una reunión a puerta cerrada en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

"Hemos tomado la decisión, entre los ministros de relaciones exteriores de Unasur, de hacer el acto de traspaso de la presidencia pro-témpore a Guyana", dijo Ricardo Patiño, canciller de Ecuador, que actualmente preside la organización.

"Al ser un país pequeño lo esperamos con anticipación", dijo a The Associated Press la ministra de Relaciones Exteriores de Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett, tras salir de la reunión.

La Unasur tiene como objetivo lograr una mayor integración regional entre los países del cono sur. Los temas prioritarios son el diálogo político, la integración física y energética, el medio ambiente y la creación de mecanismos financieros sudamericanos.

En su conjunto, Sudamérica tiene una población de 361 millones de habitantes, la cuarta más grande a nivel mundial, y posee un producto interno bruto de 973.613 millones de dólares, con lo cual se constituye en la quinta potencia mundial, de acuerdo a la organización.

Para que el tratado entre en vigor plenamente, se requiere que nueve de los 12 países que integran la región lo ratifiquen. Hasta el momento ya lo han ratificado Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela, mientras que Brasil, Colombia, Paraguay, Uruguay y Surinam aún no lo hacen.

"Los cinco países que faltan nos han manifestado que están haciendo las gestiones para la más pronta ratificación", dijo Patiño. "Yo tengo la sospecha que el 26 de noviembre podremos celebrar la vigencia del tratado porque solamente nos faltan dos de los cinco para que lo ratifiquen y así entre en vigencia".

El traspaso oficial del mandato se realizará en Georgetown, capital de Guyana.

La reunión de la ONU busca que se cumplan los objetivos del milenio.

Los líderes del mundo iniciaron en Nueva York una cumbre destinada a evitar que la crisis impida cumplir en 2015 los objetivos del milenio (ODM) contra la pobreza, el hambre y las enfermedades.

"El reloj está caminando y queda mucho por hacer", advirtió el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, al inaugurar el evento de tres días en Nueva York en el que participarán más de 140 presidentes, primeros ministros y reyes, informó AP.

"Debemos enviar un mensaje de esperanza, cumplamos lo prometido", agregó el líder.

Posición regional
Latinoamérica aprovechó el espacio para solicitar una democratización de las economías de los países ricos para incorporar al desarrollo a millones de personas que viven en la pobreza, indicó Efe.

"El acceso a los mercados internacionales es tan importante como la ayuda oficial al desarrollo", afirmó el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, primer orador latinoamericano en la Cumbre.

El contexto de crisis económica global hace temer a muchos países que se aplacen ayudas financieras básicas para sacar de la pobreza extrema a millones de personas antes de 2015, una de las principales metas de los ODM.

El cumplimiento de los compromisos adoptados hace diez años por la comunidad internacional requiere "actuar con mayor energía y acelerar el paso", apuntó Lobo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró al inaugurar la Cumbre que los ODM son "realizables" pero requieren "más voluntad política" para apoyar a los más vulnerables a pesar de la crisis.

La ONU ha estimado que se necesitará una aportación adicional de cien millones de dólares en cinco años para conseguir ocho ambiciosos objetivos.

El presidente boliviano, Evo Morales, fue uno de los más críticos al subrayar que los modelos económicos actuales son responsables de la pobreza y propuso romper con la dependencia del Fondo Monetario Internacional creando una institución financiera del Sur para los países en vías de desarrollo que no imponga condiciones y ajustes estructurales.

"El objetivo de destinar 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) de las economías ricas a la ayuda al desarrollo es el pago de una deuda con el Sur", afirmó el líder boliviano.

Otras opciones
Entre las propuestas presentadas destaca la del jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien abogó por una tasa sobre las transacciones financieras internacionales y se comprometió a defender esta medida en foros como la Unión Europea o el G20.

En la misma línea, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo que intentará acelerar ese nuevo impuesto destinado al desarrollo durante la presidencia gala tanto del G20 como del G8.

Por su parte, el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, advirtió que es necesario conectar los diversos objetivos para ganar eficacia en su realización, pues "no es suficiente construir centros de salud si no hay carreteras para que las madres lleguen hasta allí y tampoco es suficiente aportar libros de texto si los niños no pueden hacer los deberes a oscuras por la noche en casa".

Encuentro bilateral
Por otra parte, el presidente de EEUU, Barack Obama, se reunirá por primera vez con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, el próximo viernes 24 de septiembre en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, que se celebra en Nueva York.

El presidente Obama "tiene muchas ganas de reunirse con su colega colombiano para analizar la marcha de las relaciones entre los dos países", dijo en rueda de prensa telefónica Ben Rhodes, consejero adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Santos, que tomó posesión en el cargo a principios de agosto pasado, será el único mandatario latinoamericano que se reunirá con el presidente Obama durante el debate anual que celebra la Asamblea General de Naciones Unidas.

Foto:  Henny Ray Abrams/AP El presidente francés, Nicolas Sarkozy, cuando se dirigía a los asistentes a la cumbre que se lleva a cabo en la sede de Naciones Unidas para analizar el cumplimiento de los Objetivos del Milenio.

Subcategorías