Sudamérica Rural Suscribase

Somos parte de

Contáctenos

Av. 20 de octubre # 2396, casi esq. Belisario Salinas
Edif. María Haydee. Piso 12
Telf. 591-2-2115952
Casilla Nº 9052
Contacto: ipdrs@sudamericarural.org
La Paz – Bolivia
NIT: 169994029

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió más esfuerzos para solucionar las situaciones que contribuyen a la volatilidad de los precios de los alimentos y menoscaban las posibilidades de los países en desarrollo, en un mensaje leído ayer en un debate de la Asamblea General del organismo.

"Esta reunión es una ocasión crítica para que los Estados miembros se aperciban de la situación y consideren qué más pueden hacer para abordar los factores que contribuyen a la volatilidad de los precios de los alimentos y erosionan el derecho de los pueblos a los buena nutrición", señaló el máximo responsable de la ONU.

La Asamblea General celebró ayer un debate sobre la excesiva volatilidad de los precios en los mercados de productos alimentarios y de materias primas, en el que participó el mandatario dominicano, Leonel Fernández, y en el que el subsecretario general para Desarrollo Económico, Jomo Kwame Sundaram, leyó el mensaje de Ban.

El mandatario dominicano subrayó en este debate que se trata de un problema que "es fuente de grave preocupación para la estabilidad de las economías en desarrollo y del bienestar de los millones de personas" que en ellas viven.

En diciembre pasado a propuesta de Fernández, la Asamblea aprobó por consenso una resolución sobre medidas de regulación a adoptar de cara a garantizar la transparencia de los mercados y la estabilidad de los precios de los alimentos, para que éstos no sean tratados como activos financieros.

Fernández, que preside República Dominicana desde 2004, está al termino de su mandato y no se presentará a los comicios de mayo próximo, destacó hoy que su país y otros sintieron el impacto de la crisis financiera de 2008 con un aumento de los precios de los alimentos y del petróleo, que se repitió de nuevo en 2011.

"Como resultado del aumento global de los precios de los alimentos y otras materias primas, casi 150 millones de personas más se sumaron a los 925 millones de personas que en 2009 ya sufrían de hambre en el mundo", señaló el mandatario dominicano.

Agregó que ello dificulta el objetivo de reducir el número de malnutridos en el mundo y recordó las cifras del Banco Mundial (BM) que señalan que hay 2.100 millones de personas en el mundo que viven con menos de dos dólares al día y otros 900 millones que lo hacen con menos de un dólar diario.

El político caribeño se refirió a que las sequías e inundaciones que se producen en el mundo han afectado el abastecimiento de alimentos básicos, especialmente de la producción de cereales, y que el aumento de los precios del petróleo han incrementado también los de los fertilizantes y los transportes, "contribuyendo a su vez a un alza de los precios de la comida y otros productos básicos".

Entre octubre de 2009 y junio de 2011 los precios internacionales de los productos alimentarios básicos experimentaron fuertes crecimientos. Así, el precio de la soja aumentó un 45 %, el del trigo un 146 % y el del maíz, 151 %.

En los últimos 50 años, sin embargo, los precios de los productos agrícolas se habían situado a la baja, comenzando su volatilidad desde 2000 y alcanzado su punto más álgido en tres décadas entre 2006 y 2008, para luego descender en coincidencia con el inicio de la crisis financiera.

El embajador de Chile, Octavio Errazuriz, señaló en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), que hace falta "una respuesta coordinada y global para abordar las múltiples y complejas causas de la excesiva volatilidad de los precios de los alimentos y productos básicos en los mercados financieros".

Los países de la CELAC "expresamos preocupación por las prácticas especulativas financieras sin control, en particular en los mercados de futuros" de esos productos, ya que contribuyen "a deteriorar las vidas de millones de personas".

En las conclusiones, el presidente de la Asamblea, el catarí Nasir Abdulaziz al Naser, apuntó que en el debate se supo que "en Latinoamérica, los aumentos de los precios de los alimentos suponen el 40 % de la presión inflacionaria en la región, y combatirlos, consume una parte importante de los presupuestos nacionales".

"En Africa, esos incrementos hacen imposible lograr el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: Reducir el hambre a la mitad", subrayó Al Naser, que también recordó que esas alzas "han creado agitación política en 60 países desde 2008".

De forma simultánea, la Asamblea organizó dos grupos de trabajo sobre las inversiones financieras en los mercados de materias primas y las opciones políticas para abordar la excesiva volatilidad de los precios en los alimentos y en los mercados de materias primas relacionados, en cuyas conclusiones participó Fernández.

El presidente dominicano, que por la noche participó en un encuentro con la comunidad de su país en Nueva York, se entrevistará hoy con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, antes de emprender viaje hacia la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, para participar en la VI Cumbre de las Américas durante el próximo fin de semana.

El Mercado Común del Sur (Mercosur)) tiene la meta de alcanzar el empoderamiento y la autonomía económica de todas las mujeres de la región, afirmó hoy la representante de esa agrupación, la argentina Gloria Bender.

La embajadora de la cancillería de Argentina para temas de la mujer habló este lunes en la primera jornada de la reunión anual de la Comisión de la ONU sobre el Estatus de la Mujer que sesionará durante 10 días en la sede de Naciones Unidas.

Bender dijo que el logro del empoderamiento y la autonomía económica permitirá a las mujeres del Mercosur una vida digna, con pleno ejercicio de sus derechos y preparadas para enfrentar la violencia en todas sus formas.

La funcionaria destacó el incremento de la participación política de las féminas en los países de ese mecanismo de integración (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, con Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela como Estados asociados).

Al respecto, apuntó la existencia de dos mujeres presidentas en esa región (la argentina Cristina Fernández y la brasileña Dilma Rousseff), a quienes se suma la exmandataria chilena Michelle Bachelet, actual titular de la agencia ONU-Mujeres.

La delegada también resaltó la creciente presencia de féminas en los poderes legislativo y judicial y en los gobiernos locales, provinciales y departamentales, así como en cargos no tradicionales como los ministerios de Economía, Defensa o Seguridad.

La reunión de la comisión de la ONU tiene como tema central El empoderamiento de las mujeres rurales y su función en el desarrollo y en la erradicación de la pobreza y el hambre.

También dedicará atención especial al papel de ellas en el desarrollo sostenible, en la antesala de la Conferencia de Naciones Unidas sobre esa materia (Río+20), a celebrarse en Brasil en junio próximo.

Según datos de la ONU, las féminas del campo representan la cuarta parte de la población mundial y realizan aportes vitales para el bienestar de las familias, las comunidades y las economías de sus respectivos países.

La agenda del foro incluye debates sobre la situación de las mujeres palestinas y de aquellas tomadas como rehenes en conflictos armados y acerca de la erradicación de la mutilación genital femenina y de la mortalidad y la morbilidad maternas.

La comisión está integrada por representantes de 45 países, de ellos Argentina, Colombia, Cuba, El Salvador, Haití, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana y Uruguay por América Latina y el Caribe.

El Grupo del Banco Mundial con sede en Washington advirtió que los precios globales de los alimentos son altos y volátiles y que el mundo necesita estar alerta en relación con esta tendencia.

Los precios globales de los alimentos bajaron ocho por ciento entre septiembre y diciembre de 2011 debido a las crecientes reservas y a la incertidumbre sobre la economía global, pero siguieron siendo volátiles y altos. El índice anual de 2011 fue 24 por ciento más alto que su promedio en 2010, dijo hoy el banco en una declaración para la publicación de su más reciente "Informe de alerta sobre el precio de los alimentos".

"Mientras que el primer trimestre de 2011 experimentó grandes aumentos, cinco meses consecutivos de descensos a finales de este año condujeron el Indice de Precios de los Alimentos del Banco Mundial a ubicarse siete por ciento por debajo de los niveles de diciembre de 2010 y 14 por ciento por debajo de su punto más alto en febrero.

Sin embargo, los precios globales siguen siendo altos y el índice anual de 2011 promedió 210 puntos frente al promedio de 169 puntos registrado en 2010, se dijo en la declaración del banco.

A pesar de la tendencia a la baja de los últimos meses, los precios globales de los alimentos básicos clave siguieron registrando volatilidad y los precios anuales promedio del trigo, maíz y arroz superaron ampliamente los promedios de 2010, se señaló en el trimestral "Informe de alerta sobre el precio de los alimentos".

"La peor alza en el precio de los alimentos puede haber terminado, pero aún debemos estar alerta", dijo Otaviano Canuto, vicepresidente del Grupo del Banco Mundial para la Reducción de la Pobreza y la Administración Económica.

"El precio de ciertos alimentos sigue siendo peligrosamente alto en muchos países, lo cual deja a millones de personas en riesgo de sufrir desnutrición y hambre. Los gobiernos deben responder e implementar políticas que ayuden a las personas a enfrentar esta situación", agregó Canuto.

 Un nuevo informe del Grupo Consultivo de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre la Financiación del Cambio Climático (AGF, en inglés) deja claro como el agua que es posible ayudar a los países pobres a luchar contra el cambio climático a través de dinero público, sin tener por ello que exprimir a los contribuyentes.

"Este informe despeja oficialmente cualquier duda existente sobre si es posible o no cumplir una de las principales promesas que se hicieron en Copenhagen", afirma David Waskow, asesor sobre el cambio climático de Oxfam. "Esta debería ser la prueba definitiva para los participantes en las negociaciones de que es posible conseguir financiación para luchar contra el cambio climático a través de fuentes de financiación públicas innovadoras, sin dejar que toda la responsabilidad recaiga sobre los contribuyentes. Ahora depende de los líderes políticos establecer una hoja de ruta clara para hacer de esta financiación pública una realidad."

El AGF fue creado en febrero de 2010 por el Secretario General de Naciones Unidas con el objetivo de estudiar cómo los países desarrollados pueden hacer realidad su promesa de recaudar 100.000 millones de dólares al año para ayudar a los países pobres a adaptarse a los efectos del cambio climático y reducir las emisiones.

Ahora, los países que se reúnan en Cancún deberán crear, antes de la próxima cumbre que tendrá lugar en Sudáfrica en 2011, un fondo global para la lucha contra el cambio climático que gestione este dinero, así como acordar el proceso a través del cual decidir cómo se financiará, teniendo en cuenta fuentes de financiación innovadoras identificadas por el AGF - especialmente los impuestos a las emisiones descontroladas de los sectores internacionales marítimo y de aviación, y el impuesto a las transacciones financieras.

A través de estas fuentes de financiación innovadoras, los gobiernos podrán recaudar dinero suficiente procedente de fuentes de financiación públicas sin desviar fondos destinados a programas y/o proyectos de ayuda y desarrollo ya existentes. Tal y como reconocieron algunos miembros del panel, la financiación privada no puede hacer frente a las necesidades de los países en desarrollo.

"Sólo a través de la financiación pública podemos llegar a aquellas comunidades más vulnerables que luchan por adaptarse al cambio climático, y ayudar a los países pobres a adoptar estrategias de crecimiento con bajos niveles de emisión de carbono", asevera Waskow. "Además, los gobiernos deben asegurarse de que estos fondos son adicionales a los ya destinados a cumplir con objetivos establecidos de ayuda y desarrollo - Los países pobres no se deben ver forzados a elegir entre construir diques contra las inundaciones o escuelas."

La mención en el informe del Banco Mundial como fuente de financiación potencial no debe ser utilizada para debilitar las negociaciones internacionales para la creación de un nuevo fondo global para la lucha contra el cambio climático independiente, justo y accesible. Para que el fondo sea efectivo, los países pobres deben poder participar y hacerse oír a la hora de decidir cómo se debe gestionar el dinero. Además, al menos la mitad del fondo debe ser destinado a hacer frente al impacto del cambio climático en la vida de las personas más vulnerables.

"Las personas en situación de mayor vulnerabilidad, cuyas vidas están en peligro, no pueden permitirse una mala administración del fondo" afirma Waskow. "Deben poder participar en la toma de decisiones."

El informe final de Naciones Unidas puede ser consultado en: http://www.eenews.net/assets/2010/11/04/document_gw_03.pdf

Guyana asumirá la presidencia temporal de la Unión de Naciones Suramericanas a partir del 26 de noviembre, decidieron el martes los ministros de relaciones exteriores de la organización. 

El cambio fue acordado en una reunión a puerta cerrada en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

"Hemos tomado la decisión, entre los ministros de relaciones exteriores de Unasur, de hacer el acto de traspaso de la presidencia pro-témpore a Guyana", dijo Ricardo Patiño, canciller de Ecuador, que actualmente preside la organización.

"Al ser un país pequeño lo esperamos con anticipación", dijo a The Associated Press la ministra de Relaciones Exteriores de Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett, tras salir de la reunión.

La Unasur tiene como objetivo lograr una mayor integración regional entre los países del cono sur. Los temas prioritarios son el diálogo político, la integración física y energética, el medio ambiente y la creación de mecanismos financieros sudamericanos.

En su conjunto, Sudamérica tiene una población de 361 millones de habitantes, la cuarta más grande a nivel mundial, y posee un producto interno bruto de 973.613 millones de dólares, con lo cual se constituye en la quinta potencia mundial, de acuerdo a la organización.

Para que el tratado entre en vigor plenamente, se requiere que nueve de los 12 países que integran la región lo ratifiquen. Hasta el momento ya lo han ratificado Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela, mientras que Brasil, Colombia, Paraguay, Uruguay y Surinam aún no lo hacen.

"Los cinco países que faltan nos han manifestado que están haciendo las gestiones para la más pronta ratificación", dijo Patiño. "Yo tengo la sospecha que el 26 de noviembre podremos celebrar la vigencia del tratado porque solamente nos faltan dos de los cinco para que lo ratifiquen y así entre en vigencia".

El traspaso oficial del mandato se realizará en Georgetown, capital de Guyana.