Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

BASE Investigaciones Sociales es un centro de estudios y capacitación al servicio de las organizaciones campesinas e indígenas en el Paraguay, que inicia su acción hace más de 25 años y que tiene al reconocido y recordado sociólogo Tomás Palau (+) como uno de sus fundadores. La calidad del trabajo que despliegan tanto a nivel académico, como en el acompañamiento a la lucha social por la tierra, consolidan a esta institución como una voz confiable y autónoma en un contexto de adversidad para el campo.

Según su actual director Luís Rojas Villagra, Paraguay cuenta con una alta proporción de población rural, “más de 35%, y al mismo tiempo el mayor nivel de concentración de la tierra del continente, con un índice de Gini de 0,93, según la propia FAO”. Correlativamente, estos datos se traducen que buena parte de la población rural habitan poca proporción de tierras, son ocupantes irregulares y en muchos casos, demandantes insatisfechos de tierra.

El contexto paraguayo, estaría caracterizado por una institucionalidad extremadamente débil y muy corrompida, que favorece “una enorme concentración de la tierra en manos privadas, [la] elevación de los precios, la especulación inmobiliaria, excluyendo a quienes no tienen capacidad de compra. Además el gobierno y las instituciones estatales en la práctica defienden los intereses del sector terrateniente, de los sojeros y grandes ganaderos, teniendo una política hostil y de criminalización hacia la población campesina que demanda el acceso a la tierra, así como hacia los pueblos indígenas. En última instancia, es el poder terrateniente tanto nacional como extranjero, y su control sobre la política y los medios de comunicación, la principal traba para avanzar en un proceso de distribución de tierras para los sectores populares del campo.”

Luís Rojas, autor del capítulo de Paraguay en el próximo Informe 2016 sobre Acceso a la tierra y territorio en Sudamérica, indica que la experiencia boliviana de recuperación y redistribución de tierras y territorios a los pueblos indígenas y al campesinado es un referente interesante, para incentivar la producción minifundiaria, la industrialización, el seguro agrícola, entre otras iniciativas. Y en el ámbito organizativo, destaca la experiencia del MST de Brasil, y además, “los casos sistematizados por el Movimiento Regional por la Tierra, son muy ricos en diversidad de experiencias, cargados de aprendizajes que alimentan la esperanza en otras formas de vida y de producción”, indica.

BASE Investigaciones Sociales es aliado del Movimiento Regional por la Tierra y Territorio, ha sido anfitrión de su lanzamiento durante el año 2013 y ha aportado con diversos casos reunidos en el texto Experiencias de arraigo y organización campesina (2014) y además, diversos documentos publicados en el libro Tras la tierra. Demandas, Políticas Públicas y Legislación en Paraguay (2014) que nos ayudan a comprender el contexto paraguayo en el ámbito agrario.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar