Posts @IPDRS

Ante la amenazante extinción de varias lenguas en América Latina, los pueblos indígenas se organizan para revitalizar sus idiomas originarios. En México denuncian una extinción promovida por el Estado, mientras que en Perú organizarán un congreso internacional para demandar políticas públicas y derechos lingüísticos. ¿Conseguirán los pueblos nativos salvarse de esta nueva extinción cultural?

 Que las Naciones Unidas decidieran proclamar el 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, no ha cambiado significativamente el panorama de los idiomas originarios. Un ejemplo claro de esto es la información compartida en México por el Movimiento de Pueblos, Comunidades y Organizaciones Indígenas (MPCOI) que señala que el 60% de las lenguas originarias de este país se encuentran en riesgo de extinción.

Según el informe, difundido durante la Jornada de Visibilización de la Presencia Indígena en Ciudad de México, de 25 millones de personas que se identifican como indígenas en este país solo 7 millones hablando una lengua originaria. La principal razón para esta inhibición de las lenguas indígenas sería la discriminación que sufren en sociedades metropolitanas.

Sin embargo, el panorama no es más alentador en otros países. Brasil, el país con mayor registro de lenguas indígenas en América Latina, correría actualmente el riesgo de perder un tercio de sus 180 variedades lingüísticas registradas. De hecho, la Unesco calcula que uno de cada cinco pueblos indígenas ya ha perdido su lengua originaria hasta el momento.

“Las lenguas están corriendo riesgos de desaparición por fenómenos que están vinculados a la globalización, a la falta de un sistema educativo que las valore y a la discriminación que sigue existiendo”, declaró esta semana para la agencia Reuters el representante de Unesco en México, Frédéric Vacheron.

Diálogos indígenas

Para discutir la situación actual de las lenguas indígenas en América Latina y el Caribe, se realizará el Congreso Internacional de Lenguas Indígenas del 25 al 27 de setiembre. El evento, organizado por el Ministerio de Cultura de Perú y Unicef, será en Cusco y congregará a especialistas, activistas y representantes indígenas de toda la región.

El objetivo principal del congreso es discutir y promover medidas de revitalización de las lenguas originarias a nivel regional. Asimismo, se espera alcanzar consensos regionales para el establecimiento de políticas públicas y derechos lingüísticos desde las instituciones oficiales, así como la inclusión del enfoque de interculturalidad en los respectivos gobiernos nacionales.

La principal batalla por las lenguas indígenas parece ser la visión forzosamente unificada que promueven los gobiernos nacionales. O, como lo expresó la activista indígena Yasnaya Aguilar en el parlamento mexicano hace unos meses: “Nuestras lenguas no mueren, las matan. El Estado mexicano las ha borrado. El pensamiento único, la cultura única, el Estado único”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar