Posts @IPDRS

En entrevista con POLITIKA, Aucan Huilcaman se refiere al asesinato de Camilo Catrillanca. “El Comando Jungla es lo más perverso que se ha traído de Colombia, porque se ha constituido en una institución de provocación a las comunidades”, sostiene el portavoz del Consejo de Todas las Tierras “A Camilo lo dejé de ver 10 años atrás”, relata Aucan Huilcaman a POLITIKA. El dirigente mapuche se refiere a Camilo Catrillanca Marín, joven de 24 años que murió el pasado miércoles luego de recibir un disparo en la cabeza mientras conducía un tractor en su comunidad, ubicada en Ercilla (600 km al sur de Santiago). Al momento de recibir el impacto, el Comando Jungla de Carabineros realizaba un operativo, supuestamente, relacionado con el robo de tres vehículos.

El encargado internacional del Consejo de Todas las Tierras conoce a la familia Catrillanca. Afirma que acompañó a sus integrantes en el proceso de recuperación del fundo Alaska, que estaba en manos de Forestal Mininco. Aquel terreno de 2 mil hectáreas, que luego se transformó en el hogar de Camilo, fue vendido por la empresa de la Familia Matte en $1.300 millones a la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) en el año 2002.

 ¿Cuál es el escenario que se genera luego del asesinato de Camilo Catrillanca?

Claramente es un escenario cada vez más controversial, con mayores tensiones en La Araucanía, a raíz de no solo la ejecución de la que fue objeto Camilo Catrillanca, sino con la instauración del Comando Jungla, que es una cuestión excepcional en la historia después de la “Pacificación de La Araucanía”.

No había existido una intervención militar tan brutal y con autoridades tan odiosas, como por ejemplo, la figura del intendente regional [Luis Mayol], quien emitió declaraciones odiosas en contra del pueblo Mapuche. Después de Cornelio Saavedra [general de Ejército que encabezó la ocupación chilena en territorio mapuche], no había existido un intendente con esa actitud.

¿Ni en la dictadura de Pinochet?

Pudo ser similar, sin embargo ahora ha sido más dirigido. El manual de la era de la dictadura del general Pinochet ha quedado hasta obsoleto con las nuevas formas de actuar de los servicios de inteligencia. Por ejemplo, Patricio Marín, quien dirigía la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de Temuco, creó una asociación ilícita al interior de la institución de Carabineros.

Prácticamente, fue una situación inimaginable de poner hechos, elementos y evidencias en personas inocentes, como los que estuvieron detenidos [por la Operación Huracán], al igual que la intervención de muchos celulares. Entonces, el mayor (r) Patricio Marín está perfectamente a la altura de Manuel Contreras, Miguel Krassnoff, entre otros. 

¿Le parece creíble la versión policial que indica que la muerte de Camilo se produjo en el contexto de un operativo por un delito común, en este caso, el robo de tres vehículos?

Si ponemos el contexto entendido como aquel hecho que sucede en un espacio de tiempo, efectivamente ese día ocurrieron esos hechos. Lo que está completamente acreditado es que Camilo Catrillanca no tenía ningún nivel de participación. Él se iba trasladando con un tractor, nadie podría pensar que alguien haya robado un vehículo y posteriormente trasladarse en un tractor.

Prácticamente, él fue ejecutado por la espalda. La salida de bala indica que simplemente fue ejecutado, porque él estaba conduciendo su tractor y se encontró con esa unidad que estaba persiguiendo ese hecho.

Si se produce un acto delictivo en la capital o en cualquier comuna no se puede ejecutar a cualquier persona que va pasando por la calle y aquí, Camilo Catrillanca iba en la vía pública conduciendo un tractor. Eso está suficientemente esclarecido.

Peritaje de la PDI al tractor que conducía Camilo Catrillanca al momento de recibir el balazo

Un parte de Carabineros describe que desde un helicóptero institucional se vio a Camilo descender de uno de los automóviles robados y subirse al tractor donde recibió el disparo. ¿No debiera aclararse esa acusación con el registro audiovisual o fotográfico que, suponemos, maneja una policía de carácter antiterrorista como el Comando Jungla?

Evidentemente que se debe esclarecer ese hecho. Nadie se opone al esclarecimiento de cuestiones calificadas como delincuenciales y eso debe seguir su curso. Sucede exactamente lo que pasó con Álex Lemún en su tiempo, cuando Carabineros dijo que había utilizado arma de fuego y también se descubrió que fue disparado por la espalda y, lamentablemente, esto se va a enfriar. Cuando se conozca la verdad, que ya es realidad para los mapuche, no va a tener el mismo impacto. 

¿Cuán frecuentes son este tipo de intervenciones violentas, por parte de la policía, en las comunidades mapuche? 

El Comando Jungla es lo más perverso que se ha traído de Colombia, porque se ha constituido en una institución de provocación a las comunidades, para luego justificar sus actos represivos en contra de las familias. 

En el mes de julio, en la Comunidad de Chacaico en Ercilla, falleció una persona y se lo adjudicaron a una familia mapuche (Catrío). Cuando ellos me llamaron, a las 6 de la mañana, les estaban destruyendo su casa y estaban siendo detenidos. A las 9 de la mañana, hubo una audiencia en donde se constató que ellos no tuvieron absolutamente ninguna participación. Incluso la jueza llamó a evitar este tipo de situaciones. 

¿Observa una estrategia de “garrote y zanahoria” por parte del Gobierno en sus políticas sobre La Araucanía? ¿Comando Jungla por un lado, Plan Impulso Araucanía por otro? 

El Plan Araucanía comienza a desmoronarse, además de lo poco que había por el lado mapuche. El plan debiera llamarse “Plan de los Empresarios en La Araucanía”, porque en definitiva los mapuche no van a ser beneficiados con esas inversiones, que están dirigidas al empresariado a gran escala. 

Hay que tener en cuenta que a los mapuche se les permite organizarse únicamente con la personalidad jurídica para postulación de acceso a tierras y para pequeños proyectos hortaliceros y de otro tipo. Además, la Ley Indígena es completamente discriminatoria en ese sentido, porque a los mapuche no les permite el acceso a otras políticas públicas del Estado. Es por eso que todo radica en Conadi, pero no tiene la cobertura económica ni la capacidad institucional para direccionar la política pública del Estado. 

Entonces, la idea del “garrote y la zanahoria” vuelve a fracasar. Hay que recordar que este es el séptimo gobierno post dictadura que fracasa en el diálogo con los mapuche. Si alguien piensa que se va a recapitular, está muy difícil el ambiente y la confianza. No hay diálogo de buena fe. 

¿En qué situación queda el conflicto, entonces? 

Creo que siempre es necesario el diálogo, pero con base a una agenda de interés recíproco y no una unilateral. Esa agenda podría tener como punto de partida la imperiosa necesidad de establecer una Comisión de Esclarecimiento Histórico en La Araucanía, porque mientras no tengamos un estándar de la verdad sobre lo que sucedió, cada gobierno, cada autoridad, cada intendente, cada ministro y cada parlamentario tiene su propia verdad sobre La Araucanía y adopta medidas. 

Un estándar de la verdad nos permitiría también recomendar actos reparatorios, si se merece, y establecer instituciones aceptables para encaminarse a una paz firme y duradera. Estoy hablando de algo similar a las comisiones Rettig y Valech. 

Seguir omitiendo la verdad de La Araucanía no solo daña al pueblo Mapuche, sino que también a toda la sociedad chilena, que no sabe qué es lo que significaron los actos coercitivos y militares en la zona ni sus consecuencias.

Piñera presentando al Comando Jungla

El diario La Tercera publicó unos audios del operativo que terminó con el asesinato de Camilo Catrillanca. Uno de esos corresponde a un pequeño fragmento donde se escucha la comunicación interna de Carabineros, previo al traslado de Camilo a un recinto médico. ¿Cree que se trata de una estrategia de limpieza de imagen, considerando que se trata solo de una fracción del audio y que, además, es muy probable que haya sido filtrada desde el interior de la institución policial?

Es un intento de recuperar el error, el desacierto, la extralimitación que se cometió. Es algo similar a lo dicho desde el Gobierno, que se va a pedir una investigación objetiva para esclarecer los hechos. ¿Qué gobierno pediría lo contrario? Eso es normal, es parte del procedimiento.

Se repite exactamente lo que sucedió con la Operación Huracán. Algunos medios de comunicación divulgaron como pruebas suficientes para decir que tales personas habían participado de la quema de 29 camiones en San José de la Mariquina. Entonces, La Araucanía es un buen ensayo para actos perversos, contrarios a la paz, al respeto del pueblo Mapuche y sus derechos, y al propio Estado de Derecho.

¿Cómo interpreta la protesta espontánea que se generó en distintas ciudades de Chile, por parte de personas mapuche y no mapuche, en repudio al asesinato de Camilo Catrillanca?

Afortunadamente una parte de la sociedad chilena tiene conciencia de lo que ha pasado con el pueblo Mapuche, de los tratos injustos y discriminatorios, de todos los actos vejatorios, como el despojo de su tierra y la conculcación de sus derechos.

El gran problema radica en que las instituciones del Estado y la clase política, tanto de la derecha como de la izquierda, no quieren producir los cambios. Sin embargo, ha quedado constatado que hay una gran solidaridad del pueblo chileno con la causa mapuche.

¿Por qué se opone a la interpelación del ministro del Interior, Andrés Chadwick?

Me parece un claro aprovechamiento político. La Nueva Mayoría no solo se quiere lavar las manos, sino que también la cara en esta situación. Me opongo y rechazo ese tipo de interpelación, porque lo único que va a hacer es pasar cuentas de lo que hizo la Nueva Mayoría y de lo que está haciendo este gobierno en la situación de La Araucanía y de los mapuche, en particular.

La evaluación de esa interpelación será quién estuvo mejor, si el interpelado o el interpelador. Eso no resuelve la situación en La Araucanía, porque la Nueva Mayoría tuvo por más de 20 años la oportunidad de adoptar medidas aceptables y no lo hizo.

Mi llamado es a que no hagan esa interpelación, que respeten el derecho de autodeterminación de los mapuche. La causa mapuche no puede ser usada por la derecha ni por la izquierda. Tampoco puede ser usada en contra de un gobierno de turno.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar