Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Perú entrega hoy a Bolivia la Presidencia Pro-Tempore de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), en una ceremonia a la que asistirán los ministros de Relaciones Exteriores y representantes de los países integrantes del bloque subregional.

Durante el acto, el canciller de Perú, José Antonio García Belaunde, presentará el informe de su gestión como Presidente Pro Tempore del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores.

Por su parte, su homólogo de Bolivia, David Choquehuanca, hará uso de la palabra para dar a conocer las prioridades para el período julio 2010-2011.

Previamente, se realizará la XXII Reunión del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores.

La ceremonia del traspaso, a la que han sido invitados altas autoridades del Gobierno peruano, embajadores acreditados en Lima y representantes de los organismos del Sistema Andino de Integración, se desarrollará en la sede de la Secretaría General de la CAN en Lima.

El Chaco será sede por primera vez de este importante encuentro que se fijó como objetivo la "integración sudamericana". Se espera la participación de cientos de representantes de los países vecinos convocados para diferentes comisiones.

Es la conclusión de un informe británico que apuesta por sistemas de transporte bajos en carbono o una agricultura que no abuse de los fertilizantes.

El cambio climático dará al traste con años de trabajo para reducir la pobreza en los países en vías de desarrollo si no se toman medidas urgentes y decisivas, advierte el ministro para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, Stephen O'Brien.

Un estudio, elaborado por expertos de la organización británica Forum for the Future con apoyo del Ministerio de Desarrollo Internacional, analiza cómo transformará el cambio climático las economías de los estados pobres en los veinte próximos años.

Se plantean cuatro posibles escenarios: el primero muestra un mundo en el que la mayoría de estos países se han desarrollado rápidamente mediante a un proceso de industrialización muy contaminante. Un segundo escenario pone a estos estados a la cabeza de la economía de bajo carbono, desempeñando un papel creciente en la economía mundial. Como tercer escenario se plantea una estampa en la que los estados con menos ingresos se sienten cada vez más abandonados por una comunidad internacional preocupada sólo por los altos precios del petróleo, el estancamiento económico y la posibilidad de conflictos. En el último escenario la gente entiende que las economías se basan en el acceso a los recursos naturales y el cambio climático se ve como el mayor problema en materia de recursos.

Agricultura y transporte sostenible

Las inversiones tanto en energías renovables como en eficiencia energética pueden aumentar la seguridad energética, sostiene el informe. El fomento de los sistemas de transporte bajos en carbono acarrearía menos congestión y menos contaminación, con lo que mejoraría la salud de las poblaciones. Los expertos británicos recomiendan tipos de agricultura que mantengan la calidad del terreno, potencien la seguridad alimentaria y no se basen en el uso masivo de fertilizantes.

FOTO: mariamayor.wordpress.com

La Unión Europea espera que el contexto de crisis económica mundial y la expansión registrada por los países del Mercosur en los últimos años faciliten la concreción de un acuerdo comercial entre ambas partes. Aun así considera que la escasa integración dentro del bloque sudamericano complica un avance ágil de las negociaciones.

En un almuerzo organizado por la Fundación Carolina en Bruselas, el director para América Latina de la Dirección General de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, Gustavo Martín Prada, afirmó que ninguno de los dos bloques está dispuesto a que las negociaciones vuelvan a fracasar como en 2004.

"Antes de relanzar las negociaciones, tuvimos un año entero de discusiones preliminares porque todos somos conscientes de que no nos podemos permitir un segundo fracaso. Tomaremos una serie de recaudos si no estamos seguros. Soy más optimista de lo que era en 2004", aseguró el jerarca.

Las declaraciones se dan con el telón de fondo del encendido debate parlamentario que se dio en la Unión Europea sobre los potenciales beneficios de un acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur, cuyas tratativas fueron criticadas por eurodiputados que ven en ellas un riesgo para los agricultores del bloque.

"Corremos el riesgo de abrir la caja de Pandora (con un acuerdo con Mercosur). Muchos sectores agrícolas estarían en peligro ¿Qué necesidad había de relanzar las negociaciones?", dijo el conservador británico James Nicholson.

La semana pasada el presidente de Brasil Luiz Inacio Lula Da Silva se comprometió a avanzar en un acuerdo durante su presidencia pro témpore del Mercosur que se inicia el próximo mes. Pero hay dudas del éxito de que los pasos sean grandes. El director para América Latina de la Dirección General de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, Prada, sostuvo que la propia falta de integración dentro del Mercosur ha "complicado" las negociaciones.

"Es mucho más fácil negociar con una región que está más integrada que con otra que en muchos sectores no ha avanzado en la integración. Hay una asimetría con la Unión Europea, que sí está integrada, y eso complica la negociación", sostuvo Prada. Agregó que "hace muchos años existe un gran malentendido porque ambos bloques suelen considerar que la otra parte no le presta suficiente atención. Es curioso porque es un sentimiento recíproco".

Por otra parte, el ejecutivo descartó un mayor proteccionismo. "Todos aprendimos de los años 30 que la mejor manera de empeorar una crisis económica es separarse. Por lo tanto, para nosotros las negociaciones con el Mercosur son una manera de asegurarnos de no cometer los mismos errores del pasado", dijo. "Evidentemente se podría pensar que la crisis ha empeorado las cosas, pero yo pienso que no. La crisis nos dará a ambas partes una cierta urgencia para avanzar en un acuerdo que no teníamos en 2004", dijo el jerarca.

También resaltó que la situación económica de los países del Mercosur "es mucho mejor que en 2004" y que ha cambiado el panorama agrícola, porque en los últimos años, en especial en Argentina, hubo un desarrollo de otro tipo de productos que ya no se dirigen como antes sobre todo a la UE sino a Asia, como la soja. "Entonces, lo que en 2004 era prioridad absoluta en términos de Mercosur en el caso de los cereales y la carne, ya no lo es". Agregó que el capítulo agrícola "que es el más espinoso de esta negociación, hoy llega bastante más llevadero y manejable".

COORDINADORA ANDINA DE ORGANIZACIONES INDÍGENAS - CAOI

Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Chile, Argentina

 

Organizaciones indígenas y campesinas rechazan proyecto de ley que pretende elevar a 40 mil hectáreas el límite de la propiedad agraria.

 

El Congreso de la República del Perú postergó hasta la próxima legislatura el debate de los proyectos de ley que proponen elevar los límites de la propiedad agraria. De los tres proyectos presentados, el más peligroso es aquel que plantea un límite de 40 mil hectáreas, entregado por el APRA, partido del gobierno, y que ha generado el rechazo unánime de las organizaciones indígenas, las mismas que advierten no solo de la intención de volver al latifundio sino que la iniciativa legislativa tiene nombres propios: las grandes empresas dedicadas a los cultivos de exportación y los agrocombustibles, lo que implica un atentado contra la soberanía y la seguridad alimentarias.

En diálogo con la CAOI, Mario Palacios Panez, Presidente de la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (CONACAMI), señaló que el proyecto de ley busca legalizar la enorme concentración de tierras que se está dando sobre todo en la costa norte del Perú, donde las grandes empresas se han apropiado de las antiguas cooperativas azucareras que poseen tierras altamente productivas.

Estas cooperativas azucareras se formaron a raíz de la Reforma Agraria de 1969, decretada por el gobierno del general Juan Velasco Alvarado, que expropió las grandes haciendas pertenecientes a los llamados "barones del azúcar". Los gobiernos que siguieron al de Velasco fueron desmantelando progresivamente esta Reforma.

"Si este proyecto es aprobado, los grandes proyectos de irrigación ejecutados por el Estado en la costa servirían únicamente para las empresas dedicadas a la agroexportación, no para los campesinos que producen para el mercado interno", señaló Palacios, quien agregó que el proyecto de ley está dirigido a favorecer a esas grandes empresas y a las dedicadas a los agrocombustibles.

Propuesta insultante

Por su parte, Roberto López Cruz, Secretario General de la Confederación Campesina del Perú (CCP) calificó de "insultante" la propuesta de fijar el límite de propiedad agraria en 40 mil hectáreas. Recordó que su organización desde los años sesenta ha luchado contra la concentración de propiedad en pocas manos y el latifundio.

"Nuestra propuesta es establecer límites de propiedad de acuerdo a las cuencas. Recordemos que los pequeños y medianos propietarios somos los que producimos para el consumo interno, garantizando la soberanía y la seguridad alimentarias a costa de subsidiar a las ciudades, porque los precios de nuestros productos, como la papa, el maíz y el arroz, son tan bajos que trabajamos a pérdida", indicó López.

Subrayó que diversos estudios han demostrado que la pequeña agricultura es más barata, más ecológica y genera más fuentes de empleo, porque no está mecanizada como en las grandes concentraciones de tierra existentes en la costa. La propuesta de la CCP es limitar la propiedad a 250 hectáreas. La Reforma Agraria de Velasco fijó el límite en 150.

Un riesgo adicional, añadió López, es la escasez de agua, sobre todo en la costa. Si el cuestionado proyecto prospera, el agua sería acaparada por las grandes empresas agroexportadoras.

"Esta iniciativa legislativa no es fortuita, busca favorecer a esas grandes empresas. Tenemos conocimiento que personajes del gobierno tienen acciones en ellas, a través de testaferros, en la industria azucarera de Piura, Lambayeque y La Libertad (regiones de la costa norte). Por eso su gran interés en quitar los límites a la propiedad", dijo a la CAOI.

No al latifundio

La Confederación Nacional Agraria (CNA), presidida por Antolín Huáscar Flores, también se pronunció sobre este tema, señalando que los tres proyectos de ley presentados "desconocen las características geográficas y culturales" del Perú y "vulneran los derechos y reconocimientos de las comunidades campesinas, nativas y productores agrarios".

Los proyectos presentados son tres: el 3194 que plantea 40 mil hectáreas, el 4075 que propone 25 mil y el 4062 cuya cifra es 10 mil. Los tres, dijo la CNA, se amparan "en el vacío de la Constitución Política del Perú, que no establece claramente los límites de la propiedad de tierras".

La CNA pidió tener presente "que los pequeños agricultores somos proveedores de la canasta alimentaria nacional, mientras que la agricultura a gran escala se aboca a la agroexportación, con productos como la canola, la caña de azúcar y el maíz, orientándose a la producción de agrocombustibles y amenazando la seguridad alimentaria nacional".

En su pronunciamiento difundido esta semana, la CNA propone la conformación de mesas de trabajo descentralizadas a fin de recoger opiniones de las organizaciones agrarias y otros sectores relacionados con la propiedad de tierras, con la finalidad de elaborar un proyecto de ley acorde a la realidad social y geográfica del Perú.

La concentración de tierras

El proyecto de ley en cuestión se ajusta perfectamente a la filosofía del "perro del hortelano" difundida en tres artículos publicados el año 2007  por el Presidente Alan García en el diario El Comercio y en los que agravia a las comunidades andinas y amazónicas, amenazando con despojarlas de sus tierras para entregarlas a megaproyectos productivos, es decir, a esas grandes empresas agroexportadoras y de agrocombustibles.

Como señalaron a CAOI los dirigentes de las organizaciones indígenas y campesinas, la concentración de tierras en el Perú ya es una realidad alarmante, principalmente en la costa. El Grupo Gloria, de los Rodríguez Banda, ha comprado desde el año 2006 las azucareras Casa Grande, Chiquitoy, Cartavio, Sintuco y San Jacinto, sumando 60 mil hectáreas en el valle de Chicama, región La Libertad, según reveló un informe publicado por la revista Caretas esta semana.

El informe agrega que un total de 225 mil hectáreas se concentran en solo 34 empresas agroindustriales. En La Libertad hay 100 mil hectáreas en manos de 13 propietarios; en Lambayeque 28 mil hectáreas y 2 propietarios; en Piura 31,800 hectáreas y 7 propietarios; y en Ica (región de la costa sur), 13 mil hectáreas y 8 propietarios.

Las organizaciones campesinas e indígenas preparan medidas para enfrentar este nuevo atentado contra sus derechos territoriales y evitar que se legalice la alta concentración de tierras y el latifundio.