Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

De manera unánime, tanto los mandatarios como las delegaciones a la X Cumbre de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y el público que colmó el Coliseo de Otavalo, respaldaron el llamado a la unidad.

Desde el pasado abril, las autoridades griegas han sido informadas de "casos de barreras a las importaciones y de la falta de expedición de certificados de libre circulación para los productos agrícolas en Argentina"

Desde el pasado abril, las autoridades griegas han sido informadas de "casos de barreras a las importaciones y de la falta de expedición de certificados de libre circulación para los productos agrícolas en Argentina", denuncia Atenas en una carta a sus socios europeos obtenida el lunes por la AFP.

Así, "según exportadores europeos", Argentina sólo otorga permisos de libre circulación a productos "seleccionados previamente y únicamente en casos en los que no existe un equivalente" en el mercado interno, de acuerdo con la misiva.

Grecia asegura que estas restricciones "se basan en instrucciones verbales e internas de las autoridades competentes", a la luz de informaciones "publicadas por la prensa argentina", haciendo "imposible un examen de su verdadera naturaleza".

Las autoridades argentinas "rechazan sistemáticamente dar explicaciones" al respecto, critica el gobierno griego, que denuncia que entre "el gran número de productos de origen europeo afectados" se hallan sus melocotones en lata.

Los exportadores griegos "nos han indicado que los contratos para la exportación de melocotones procesados por un valor de 2.400 millones de dólares han sido cancelados o suspendidos por los importadores argentinos", lamenta Atenas, que el martes presentará su queja durante una reunión de ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) en Luxemburgo.

Se trata de una "violación directa de las obligaciones internacionales" de Argentina y Grecia reclama a la Comisión Europea que condicione las negociaciones comerciales con el Mercosur, que se reanudarán este semana en Buenos Aires, a la "retirada definitiva" de estas medidas.

"Está claro que las restricciones argentinas tendrán una influencia negativa" en las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay) para un Tratado de Libre Comercio (TLC), advierten los griegos.

La ronda que se celebrará esta semana en Buenos Aires será la primera desde que ambos bloques decidieron volver a la mesa de negociaciones a mediados de mayo tras una interrupción de seis años.

 

El gobierno de Brasil está preocupado por el número cada vez mayor de tierras que compran los extranjeros y decidió ponerle fin al asunto.

"Hay abusos en la compra de tierras por parte de extranjeros, sobre todo de tierras productivas. Tenemos que empezar a discutir este problema", dijo el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

"Una cosa es que un ciudadano (extranjero) venga a comprar una fábrica, otra cosa es que quiera comprar la tierra de la fábrica, la tierra de la soja, la tierra del mineral", añadió el presidente.

Según el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA), entre 2007 y 2008 los grupos extranjeros -muchos de ellos fondos de inversión estadounidenses y europeos- se hicieron con alrededor de 12 kilómetros cuadrados de tierra por día.

Ahora ya hay casi 4,5 millones de hectáreas inscritas en manos de extranjeros, sobre todo en los estados del centro y oeste del país, como Sao Paulo, Bahía, Minas Gerais o Mato Grosso.

"No es una cuestión de xenofobia. La tierra es un medio de producción finito y el estado brasileño va a poner límites", dice a BBC Mundo el presidente del INCRA, Rolf Hackbart.

"Es un tema de soberanía. La tierra tiene que ser de los brasileños. No es sólo el suelo, es el subsuelo, las aguas, el aire, la biodiversidad, una riqueza enorme", añadió.

Límites

En la actualidad, hay límites para los ciudadanos y empresas extranjeras establecidas en Brasil: no pueden comprar más de un 25% de las tierras de las provincias.

Pero no los hay en empresas nacionales controladas por capital internacional.

"Ahí es donde está el agujero. Una empresa nacional, aunque tenga un 99% de capital de un fondo, por ejemplo, de Estados Unidos, puede comprar todas las tierras que quiera".

Lo que el gobierno quiere es modificar la Constitución, a través de una enmienda, para que las empresas nacionales controladas por extranjeros pasen a tener los mismos límites que las extranjeras. Así se frenaría el ritmo.

Tal como están las cosas ahora, el gobierno federal sabe cuántas tierras están registradas por extranjeros, pero no sabe de las que están a nombre de nacionales cuántas están en realidad en manos extranjeras.

"Seguro que es diez veces más. Es algo muy alarmante. Porque no es sólo la cantidad. También es dónde están, muchas en zonas estratégicas".

Brasil, tierra disputada

En Brasil, un gigante con millones de kilómetros cuadrados de tierra con suculentos recursos naturales, nunca antes la tierra estuvo tan disputada como en los últimos años.

"La tierra es una reserva de valor y el precio de la tierra en Brasil no para de crecer. Además, hay una crisis alimentaria en el mundo y la FAO dice que la mitad de los alimentos para acabar con el hambre en el mundo tiene que venir de Brasil", añade.

Según él, la crisis ambiental y energética que vive el mundo ayuda a que los agresivos fondos extranjeros quieran hacerse con tierras en Brasil.

 

 

El gobierno brasileño estudia la posibilidad de prohibir la compra de tierras por parte de extranjeros. La eventual ley, que aún se está delineando, incluso permitiría anular títulos de propiedades que ya se encuentran en manos foráneas. El tema involucra a Uruguay, ya que unas 90.000 hectáreas en ese país están a nombre de compatriotas. El periodista norteño Mauro Zanatta afirmó que la iniciativa gubernamental se propone "garantizar que los inmuebles rurales queden en manos de brasileños para poder manejar la política agrícola". En charla con En Perspectiva, Zanatta señaló que ante una posible explosión demográfica la administración de Lula busca "garantizarle alimentos baratos a la gente para mantener la inflación bajo control".

Esta semana el presidente de Brasil, Luiz Inácio "Lula" da Silva, resolvió impulsar una reforma constitucional para prohibir la compra de tierras por parte de extranjeros.

Preocupado por lo que considera un abuso, Lula conformó un grupo de ministros y colaboradores para elaborar una propuesta de enmienda constitucional.

De acuerdo a la información revelada anteayer por el diario Valor Económico, la norma incluso habilitaría la anulación de algunos títulos de propiedades que ya están en manos de extranjeros. En la nota firmada por Mauro Zanatta surge como un dato, y para sorpresa de muchos, que los principales tenedores extranjeros de tierras brasileñas son japoneses, libaneses, chinos y en cuarto lugar uruguayos.

EMILIANO COTELO:
Este último dato sorprendió a muchos, y obviamente generó un interés especial sobre el tema en nuestro país. Aunque también nos interesa porque esta posibilidad de regular la tenencia de tierras por extranjeros cada tanto aparece en la agenda política nacional.

JAE - Y, paradójicamente, cuando ese tema se discute acá se destaca que mucha tierra uruguaya está en manos de brasileños.



Con el periodista autor de este artículo, Mauro Zanatta, vamos a conversar en los próximos minutos para evacuar algunas dudas con respecto a estos datos.

JAE - ¿Cuáles son las principales razones que llevan a impulsar este tema?

MAURO ZANATTA:
El gobierno está muy preocupado con el tema de la seguridad alimentaria. Está intentando garantizar que los inmuebles rurales queden en manos de brasileños para poder manejar la política agrícola e impulsar sus programas internos.

JAE - ¿Por qué está este concepto de seguridad alimentaria? ¿Cuál es el peligro que podría existir?

MZ - El tema es que en Brasil somos casi 200 millones de habitantes, vamos a crecer mucho en términos de población y el gobierno tiene eso como una preocupación central: garantizarle alimentos baratos a la gente, obviamente para mantener la inflación bajo control.

JAE - ¿Pero el hecho de que extranjeros estén comprando tierras es un problema que se ha acentuado en los últimos tiempos?

MZ - Sí, en los últimos cinco años el gobierno ha registrado un impulso en las adquisiciones de tierras por extranjeros. Ahora asciende a 4 millones de hectáreas, pero eso está subestimado. El gobierno estima que sólo en Mato Grosso, que es el estado agropecuario más importante de Brasil, grupos argentinos como Los Grobo o El Tejar tienen más de 1 millón de hectáreas. Es algo muy importante y que lleva mucha preocupación al gobierno.

JAE - ¿Y cuáles son las zonas y los estados que hoy son más apetitosos para los inversores?

MZ - Mato Grosso, Mato Grosso do sul, Sao Paulo, Bahía y Minas Gerais son los estados donde está más de la mitad de las inversiones extranjeras en Brasil.

JAE - De todas maneras, parece ser un porcentaje bajo en relación a lo que es la superficie total.

MZ - Sí. Por ejemplo, si comparas los 4 millones con los casi 50 millones de hectáreas que están dedicadas a la producción de granos y cereales en Brasil es menos de un 10% del territorio. Pero como te dije antes, es algo subestimado, hay gente que cree que más de 10 millones de hectáreas estarían en manos de extranjeros en Brasil.

La principal preocupación del gobierno es por las ganas que tienen los chinos de invertir en Brasil. Los chinos y los fondos internacionales manejados desde los Emiratos Árabes, por ejemplo, que tienen mucho interés en producir alimentos en Brasil.

JAE - ¿Qué otras nacionalidades son las más importantes a la hora de adquirir tierras?

MZ - En el registro oficial los inversores principales serían los japoneses, tendrían casi 500.000 hectáreas en Brasil. Pero hay italianos, libaneses, uruguayos -que tendrían unas 90.000 hectáreas-, argentinos, paraguayos, estadounidenses y chinos.

JAE - En la nota que publicaste en Valor Económico aparece Uruguay como el cuarto principal origen de los fondos para la compra de tierras. Es un dato que sorprendió mucho de este lado, ¿qué otra información al respecto se puede brindar?

MZ - No sé si serían nacionales uruguayos exactamente, sino que podrían ser empresas con sede en Uruguay que manejarían inversiones en Brasil. Eso es lo que piensa el gobierno. Pero como el tema es un poco oscuro todavía, porque no se tienen registros muy fiables, sobre todo en los estados, el gobierno no tiene una certeza sino una estimación sobre lo que realmente ocurre en Brasil con el tema de la tierra.

JAE - Vamos a lo que es el proyecto en sí. Por un lado, se establece la posibilidad de no permitir que extranjeros tengan tierras brasileñas. ¿Qué otro elemento se destaca? Porque en la nota también se sugiere que podría eventualmente existir la posibilidad de anulación de títulos ya registrados por parte de extranjeros a partir de una fecha determinada de corte.

MZ - Sí, exactamente, eso es lo que dice el ministro de Desarrollo Agrario, en nombre del presidente Lula: que el gobierno está dispuesto a enviar al Congreso una propuesta para sustituir las reglas actuales sobre la tenencia de tierras por extranjeros en Brasil.

Todavía no se sabe si esta propuesta podría modificar la regla actual a partir de su vigencia o si se podría adoptar una fecha anterior a la publicación de la eventual ley.

JAE - Claro, porque eso podría generar en todo caso un debate sobre inseguridad jurídica, que muchas veces ocurre cuando aparecen este tipo de normas. ¿Se ha planteado, a la luz de la información que publicaste anteayer, algún debate en torno a posibles cambios sobre títulos que ya fueron registrados?

MZ - Sí, el gobierno se está planteando, hay un grupo de ministros más cercanos al presidente que ya empezaron a evaluar qué medida se puede adoptar para que no se genere una incertidumbre jurídica, ni se rompan los contratos. Pero hay una disposición muy evidente del gobierno de evitar o prohibir que los extranjeros avancen más sobre las tierras de Brasil. Entonces a nosotros todavía no nos es posible evaluar exactamente lo que va a hacer el gobierno. Lo que dice el ministro Guilherme Cassel es que no quieren extranjeros produciendo en Brasil. Dice textualmente que "es una política del presidente Lula".

JAE - ¿Qué otro elemento vinculado a este tema maneja esta propuesta de enmienda constitucional? Porque de eso se trata, de una enmienda constitucional.

MZ - Sí, lo que se pretende es cambiar la Constitución, las reglas constitucionales, porque hoy el concepto de empresa nacional de capital extranjero es equivalente al concepto de una empresa controlada por no residentes en el país o con sede en el exterior. O sea, la clave del tema es cambiar los conceptos para que se pueda identificar exactamente de dónde vienen las inversiones. Si es una empresa realmente brasileña, comandada por brasileños, o si es una empresa de testaferros por ejemplo. Porque hemos tenido -ustedes lo saben en Uruguay- un problema en Rio Grande do Sul con la finlandesa Stora Enso, en la que algunos directivos de la empresa compraron tierras o las registraron a su nombre pero en realidad las tierras eran de la empresa, eran para la papelera. Entonces el gobierno tiene muy claro que algunos intentos como esos deben tener una regla muy clara.

JAE - Stora Enso tiene una pastera en la zona de Porto Alegre, en Rio Grande, ¿no?

MZ - Sí, es en la franja de la frontera con Uruguay.

JAE - Y en ese caso ¿no puede Stora Enso, de acuerdo a la norma actual, tener tierra para explotar?

MZ - No, no puede porque la ley no permite a extranjeros tener tierras en la franja de la frontera en una extensión de 150 kilómetros; en esa franja de frontera que en la dictadura militar en Brasil se llamaba "franja de seguridad nacional".

JAE - Volviendo a la propuesta, que de alguna manera se está delineando, porque se ha formado una comisión que está trabajando, ¿cuál es el trámite que sigue?

MZ - Ahora los ministros van a plantear una propuesta para el presidente y luego la presentarán al Congreso. Pero eso depende de algunas posiciones políticas, porque estamos en medio de un proceso electoral que empieza ahora en julio y el Congreso se vacía. No habrá muchas sesiones en el Congreso porque todos los diputados y senadores estarán en sus estados para la campaña política. Es un tema que a lo mejor lo manejan con más intensidad en noviembre o diciembre.

El Congreso paraguayo, controlado por la oposición, completó este miércoles la renovación de sus autoridades en medio de un acuerdo con el Gobierno que no prevé la aprobación del ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur), al menos en el próximo año.

"Lo de Venezuela se habla y se va a seguir hablando, eso no está acordado, está sí en la mesa de negociación", dijo a periodistas el senador oficialista Carlos Filizzola al explicar que lo que sí fue acordado con la oposición es la ratificación del acta de constitución de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Paraguay es el único país signatario del Mercosur, formado además por Argentina, Brasil y Uruguay, que no ha ratificado el ingreso de Venezuela en rechazo a su jefe de Estado, Hugo Chávez, y cuyo Congreso bicameral no ha refrendado la carta de creación de Unasur para el funcionamiento efectivo de este bloque de integración.

Así, la presidencia del Senado y de la Cámara de los Diputados para un mandato de un año, a partir del 1 de julio próximo recayó en Oscar González Daher, del Partido Colorado, primera fuerza de la oposición y que en los comicios generales de abril de 2008 perdió una hegemonía de 61 años en el poder.

González Daher, de la facción colorada que lidera el ex jefe de Estado Nicanor Duarte, reemplazará a Miguel Carrizosa, del minoritario Partido Patria Querida (PPQ, derecha), que esta vez fue apartado del entendimiento alcanzado por legisladores afines al jefe de Estado, Fernando Lugo, y otro frente opositor.

Como vicepresidente primero fue electo Robert Acevedo, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, centroderecha), principal aliado político de Lugo, y Sixto Pereira, del minoritario movimiento de izquierda Tekojojá, será nuevamente vicepresidente segundo.

"Hay un acuerdo establecido entre los que formamos esta mayoría sobre varios otros temas", señaló Filizzola, del minoritario Partido País Solidario (PPS, socialista).

El legislador se refirió a la cesión a la oposición de cuotas de poder para algunos cargos vacantes y que requieren de la aprobación del Senado, entre ellas dos lugares en el Tribunal Supremo, uno en la justicia electoral y cargos de embajador en los demás países del Mercosur.

Además de proyectos impulsados por el Ejecutivo, está pendiente de ratificación parlamentaria la designación de los directores de las hidroeléctricas que Paraguay maneja con Argentina y Brasil, y este año habrá cargos vacantes en la Fiscalía General del Estado y la Contraloría General de la República.

A través de otro entendimiento logrado por los legisladores "luguistas", la Cámara de Diputados escogió el martes pasado como su nuevo presidente al colorado Víctor Bogado, que ejerció ese cargo entre 2005 y 2007.

Bogado sustituirá en el cargo a Ariel Oviedo, hijo del general retirado Lino Oviedo, líder la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos, tercera fuerza electoral del país que este año también fue marginado de los estancos de poder.

Los diputados también eligieron a sus nuevos vicepresidentes primero y segundo, Luis Neumann y Mirta Ramona Mendoza, respectivamente, ambos del PLRA, aunque de facciones disidentes dentro de esa agrupación a la gestión de Lugo.