Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La exposición, desarrollada por el Centro Nacional de Memoria Histórica en Alianza con el Museo Nacional de Colombia, es un ejercicio de representación de los procesos de memoria histórica de ocho pueblos indígenas del país: bora, ocaina, muinane y uitoto M+N+K+A de La Chorrera, en el Amazonas (Azicatch); wiwa, de la Sierra Nevada de Santa Marta (Golkushe Tayrona); awá de Nariño, Putumayo y Ecuador (Gran Familia Awá Binacional); nasa del norte del Cauca, Chab Wala Kiwe (Acin); y barí del Catatumbo (Ñatubaiyibari).

Endulzar la palabra, memorias indígenas para pervivir, propone un recorrido a través de seis momentos donde los relatos e interpretaciones del pasado de los pueblos indígenas, develan su papel como agentes sociales de una memoria que les ha permitido subsistir en medio del conflicto.

A lo largo de toda la exposición se presentan fotografías, dibujos, documentales y testimonios, en su gran mayoría producidos por los pueblos indígenas, así como una serie de preguntas formuladas al espectador en las que cada uno de los pueblos abre el diálogo con los visitantes.

En el primer momento, Disposición a la escucha, el público encontrará un espacio que lo invita a escuchar y recorrer desde otro lugar las diferentes dimensiones de una memoria que, más allá de un relato de afectaciones y violencias generadas por el conflicto en sus territorios, nos propone vislumbrar escenarios de resistencia y alternativas para sanar los estragos de la guerra.

El siguiente momento, Caminar el territorio, propone un recorrido para descubrir las huellas e impactos producidos por el conflicto en un territorio que para los pueblos indígenas se constituye en lugar de inscripción de su memoria.

 

 

Recorrido de memoria Guardia Indígena. Cesar Romero para Centro de Memoria Histórica.

La siguiente sección, denominada Iluminar la memoria desde lo propio, invita a conocer las acciones de los pueblos de La Chorrera y del pueblo awá del sur del país para renombrar, develar e iluminar de otra manera la memoria del dolor y convertirla en memoria de resistencia, posibilidad de sanación y pervivencia.

El recorrido continúa con Trazos de un territorio sagrado, un momento que visibiliza la dimensión cultural del daño causado por la guerra y el modelo económico del país a los sitios sagrados del pueblo wiwa que, interconectados entre sí, se despliegan en una geografía sagrada que se extiende mucho más allá de la Sierra Nevada de Santa Marta. Así, el mensaje que nos quieren transmitir los pueblos indígenas es que esa guerra, que a veces percibimos en lugares distantes a nosotros, puede tener consecuencias en el equilibrio de un territorio habitado por la humanidad entera.

¡Viva la guardia! ¡Viva la minga! propone un recorrido por la figura de la Guardia Indígena del norte del Cauca como agente social de una propuesta de paz, defensa de la vida y cuidado del territorio.

Amanecer la palabra es la última sección. Se trata de un espacio circular, en el que los visitantes pueden sentarse a escuchar y dialogar acerca de los contenidos de la muestra. Este lugar será también el espacio de encuentro para diversas actividades educativas y culturales que se realizarán en el marco de la exposición.

Endulzar la palabra, memorias indígenas para pervivir es el resultado de cuatro años de trabajo conjunto llevado a cabo entre el Centro Nacional de Memoria Histórica y los pueblos indígenas participantes de la muestra, proceso que se extendió a la elaboración del guion curatorial. Cuenta con el apoyo del Gobierno de Canadá y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud); la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM); la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Colombia.

Foto de apertura: Dentro del bohío barí en la comunidad Bridicaira, Catatumbo.Camilo Ara para CNMH. 2016.

Fotos Cortesía Museo Nacional.

FUENTE: CROMOS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar