Sudamérica Rural Suscribase

Somos parte de

Contáctenos

Av. 20 de octubre # 2396, casi esq. Belisario Salinas
Edif. María Haydee. Piso 12
Telf. 591-2-2115952
Casilla Nº 9052
Contacto: ipdrs@sudamericarural.org
La Paz – Bolivia
NIT: 169994029

Amigos de la Tierra Internacional (ATI) es una federación con una historia que abarca más de cuatro décadas. Surgió en 1971, por iniciativa de cuatro organizaciones ambientalistas de Francia, Suecia, Inglaterra y Estados Unidos. En sus primeros años funcionó como espacio de coordinación de campañas conjuntas en defensa de la naturaleza. Se posicionaba en torno a la energía nuclear o la cacería de ballenas.

Arianna Mion y Caroline de Gineste/Nueva Sociedad

La situación de los agricultores de América Latina y el Caribe atraviesa malos momentos. Sin una mejoría sustancial y una preocupación por las condiciones de sustentabilidad del continente, no se logrará la seguridad alimentaria planteada por la ONU como un objetivo fundamental.

En 2015, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se propuso una nueva serie de objetivos para seguir mejorando la vida de los hombres y las mujeres. Para ello, se firmó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual contiene, entre otros, el objetivo de «poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible» (Objetivo 2). En América Latina y el Caribe, una región con trayectoria de alto nivel de producción agrícola y, al mismo tiempo, de hambre, conseguir la seguridad alimentaria implica desarrollar un trabajo de políticas públicas con el fin de alcanzar mayores niveles de igualdad. En este contexto, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) examina algunos de los puntos principales a considerar para erradicar el hambre en la región. En este artículo, retomaremos algunos de los análisis que recopila en su informe «Seguridad alimentaria, nutrición y erradicación del hambre. Elementos para el debate y la cooperación regionales», publicado en 2016.

Eduardo Labrada Rodríguez/Adelante

Durante el 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de marzo como Día Internacional de los Bosques. La iniciativa significó un llamado al planeta no solo para la conservación de los espacios verdes de la Tierra, sino para la protección de todas las especies vegetales y de cuya presencia depende la vida en general.

El Día Internacional de los Bosques o Día Forestal Mundial resultó una recomendación del Congreso Forestal Mundial efectuado en Roma, aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FAO, El día elegido, el 21 de marzo, coincide con la entrada de la primavera en el Hemisferio Boreal y con la del otoño en el Austral.

En una reciente publicación audiovisual, el Programa Regional de ProIndígena de la GIZ, compara cinco países sudamericanos sobre los avances y obstáculos encontrados en las diferentes experiencias de gobernanza indígena de los países involucrados.

Se trata del vídeo: "Territorios Indígenas: una mirada comparativa" realizado entre el 2014 y 2016 con el objetivo de mejorar las condiciones para la autogestión territorial indígena donde los países involucrados fueron Colombia, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Perú.

El video de 40 minutos de duración enfatiza en la normativa internacional y nacional sobre el derecho al autogobierno de los territorios indígenas y en la definición de prioridades basadas en usos y costumbres específicos de cada pueblo indígena.

En su momento, un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona se preguntó sobre las prácticas de las sociedades indígenas contemporáneas sobre usos del bosque y la biodiversidad en un mundo preocupado por los efectos del calentamiento global. Para responder a sus incógnitas, estos estudiantes decidieron convivir durante año y medio con tres grupos nativos en Borneo, la cuenca del Congo y la Amazonia.

Durante este estudio de campo, se encargaron de analizar las rutinas, prácticas sociales y formas de interactuar con el medio ambiente. Fue así que los investigadores se dieron cuenta que, pese a que los pueblos indígenas se están enfrentando a cambios culturales y económicosque han amenazado su relación con el medio ambiente, existen métodos importantes para la conservación de la biodiversidad; como los que te compartimos a continuación: